La razón de la locura

[…]

—Dios mío… Ha sido horrible. Espero que no te hayas tomado en serio todo lo que ha dicho. Milan está loco, ya lo sabes. Ha estado entrando y saliendo del psiquiátrico desde hace infinidad de años.

—Sí… ya lo sé. Milan está loco.

Andrei bajó la copa que aún sostenía a medio camino entre la mesa y la boca. La había alzado antes de que Milan se levantara y comenzase a hablar cada vez más alto y más rápido, dirigiéndose a él, siempre a él, por encima del orden de los cubiertos y de la corrección atribuíble a unos buenos vecinos. ¡A él!

—Y todo lo que ha dicho es absolutamente cierto —aseveró estupefacto, como tratando de creerse sus propias palabras. Pavla lo miró incrédula.

—¿Qué?

—Que todo lo que…

—¡Ya, ya te he oído! Dices que Milan está loco y acto seguido le das la razón. Eso haces.

—Sí, bueno. Eso hago.

—¡Le das la razón a alguien que precisamente la ha perdido! —acusó Pavla, con el convencimiento de quien encuentra el argumento irrebatible—. ¿No ves que sólo ha dicho una sarta de… locuras?

—No, Pavla. Ese loco ha dicho verdades como montañas, y yo acabo de darme cuenta.

—¡Eso no tiene sentido! ¿Qué…?

—Espera, espera —interrumpió Andrei alzando de nuevo la mano que sostenía la copa—. Sí lo tiene. Sólo déjame… encontrarlo.

Hizo girar el vino suavemente, como tratando de diluirlo para ver a su través, y tras lo que a su enervada esposa le pareció una eternidad, siguió hablando lentamente, como si le costase demasiado esfuerzo para el resultado que esperaba obtener.

—Por supuesto que hay muchos locos que están locos porque han perdido la razón. Pero también hay otros que lo están porque sencillamente no pueden controlarla. Milan es uno de esos. No es que no tenga razón, no te confundas. Más bien al revés: siempre la tiene, y más que cualquiera de nosotros. Ve las cosas con una claridad insuperable y creo que su locura, su única locura, es no poder callarlas por inadecuadas que resulten. Es un vidente condenado a mostrarlo todo, Pavla, incluso lo que otros no quieren ver. Una luz destinada a deslumbrar en lugar de iluminar, siempre y en todas partes. Sí, está loco de remate en un mundo que no digiere bien la verdad. Y mira por donde, ese loco acaba de devolverme a mí la razón. Sin anestesia, de acuerdo… pero lo ha hecho.

[…]

 

Extracto de “El valle sin cumbre” de P. Lavsakz

El arquitecto y el software libre: estado de la cuestión

Hace unos días salió publicado el segundo artículo de la serie A+OS (arquitectura y open source), en la que estoy participando con Ecosistema Urbano. Esta vez el objetivo era dar una idea de la situación actual del open source respecto de la profesión del arquitecto, tratando de responder a la pregunta: ¿Puede un estudio de arquitectura aterrizar de pronto en un sistema 100% libre? A los que os interese el tema os invito a pasaros por allí y dejar vuestras impresiones.

Podéis ver todos los artículos de la serie en este enlace:A+OS

Propuestas para una arquitectura 2.0

A raíz de tanta cr!s!s, tanto Lío de Bolonia y tanto vaticinio de muerte a la profesión del arquitecto (que me recuerda a la típica duda de ¿desaparecerán los libros algún día?), me he decidido por fin a publicar un artículo que tenía en caché desde hace tiempo. Así añado mi leña al debate que se está montando en diferentes ambientes, desde el polémico congreso de arquitectos en Valencia, hasta la gran dispersión de artículos al respecto por la red. Ante preguntas como “¿Desaparecerá la arquitectura?”, yo ahora mismo sólo me atrevería a responder que cambiará. Lo hará de una forma u otra, como todo en esta vida, y creo que no está de más plantearse cómo querríamos los arquitectos o cómo querría la sociedad que cambiase… Y aquí es donde entra para mí la arquitectura 2.0 como respuesta a un movimiento sociocultural importante.

Me gustaría comenzar este artículo desmintiendo el título, o al menos dándole una vuelta de tuerca. ¿Arquitectura 2.0? ¿Por qué llamarla así, y no de otra forma? ¿Es el nombre más adecuado o descriptivo posible? Lanzo estas dudas porque creo que aún son pertinentes. El concepto que aquí se trata de describir ha sido relativamente poco utilizado a día de hoy, así que es un momento inmejorable para darle un nombre y dejar que se extienda… o sugerir varias posibilidades y dejar que actúe la ley de la selección cultural. En cualquier caso, buscar un término adecuado nos servirá ahora para definir el concepto desde diferentes enfoques.

¿De qué se trata? En los últimos años ha nacido, y sigue creciendo, una nueva rama de desarrollo de la arquitectura, una tendencia que comienza a aglutinar lo que hasta ahora eran ejemplos aislados o actitudes difusas, y que propone una arquitectura repensada y reemprendida con un optimismo propositivo desde la filosofía del 2.0, el pensamiento de diseño, el open source y el espíritu wiki.

Podríamos llamarla arquitectura 2.0, como parece que comienza a comentarse por la red, y que viene a ser la traslación del popular término “web 2.0” a nuestro ámbito. Es sabido que en los últimos años ha habido en Internet un cambio fundamental. Dejó de ser un mero expositor de contenido (web 1.0) para convertirse en lugar de relación e intercambio de conocimiento e información. El usuario pasó de simple espectador a actor central, a una nueva clase de consumidor de servicios y a la vez productor de contenidos. Hay mucho escrito sobre ello así que no me extenderé, simplemente se trataría de recoger todos esos cambios y trasladarlos al ámbito de la arquitectura.

Me gustaría aclarar, para evitar confusiones como la de este artículo de Opiniones de Arquitectura, que “arquitectura 2.0” no es lo mismo que “un arquitecto con un blog”. Ni con una wiki. Eso es comunicación 2.0. Es una herramienta más que los arquitectos utilizamos o utilizaremos, como muchos otros profesionales, pero no es arquitectura en sí misma. Eso sí, habrá ayudado a construir una nueva forma de aproximarse a la disciplina, que ya es decir.

Por otro lado, comentar que usar el sufijo “2.0” no implica necesariamente que hablemos de la arquitectura del futuro o de la siguiente generación. Esa, evidentemente, puede ser y será una amalgama de muchos acercamientos y actitudes diferentes, entre las cuales muchos queremos creer que estará esta tendencia, que por otra parte ya lleva tiempo incubándose, como puede verse en este artículo de Juan Freire. Estamos hablando de una posibilidad más a considerar y desarrollar… y una muy deseable, creemos.

Podríamos hablar también de arquitectura social, porque ese es su trasfondo, su motor y su objetivo, pero es un término que ha sido demasiado utilizado, y de forma muchas veces desafortunada. Está demasiado devaluado y generalizado como para insuflarle conceptos tan frescos y específicos.

¿Coarquitectura? ¿Arquitectura bottom-up? Serían formas de recoger la idea de colaboración y participación, de algo que se construye entre, por y para todos. Pero sólo abarcarían parte de los conceptos que se manejan aquí, y que juntos forman “lo 2.0”. ¿Arquitectura abierta? ¿Libre? Puede… aunque también me parecen demasiado parciales, además de imprecisos.

En un comentario en su blog, Amalio Rey me sugería llamarla wikiarquitectura o arquitectura wiki, del mismo modo que en eMOTools hablan ahora de wikiinnovación donde antes decían innovación 2.0. Para aquellos no familiarizados con estos términos, comentar que una wiki, originariamente, es una web cuyo contenido es editable por los usuarios, que lo aumentan, depuran y mejoran de acuerdo con el concepto de Work In Progress empleado por Ward Cunningham, padre de la primera wiki.. El ejemplo más claro y conocido es por supuesto Wikipedia, la enciclopedia colaborativa. Sin embargo, hoy día el término wiki se puede usar por extensión para designar diversos sistemas construidos sobre una serie de atributos y principios que tomo prestados de este gran artículo que recomiendo leer y disfrutar de cabo a rabo.

Caracterización de lo 2.0

Caracterización de “lo 2.0”, versión redibujada de la estrella de la innovación 2.0 de eMOTools.

Wikiarquitectura y arquitectura 2.0 podrían tratarse ahora mismo prácticamente como sinónimos de un mismo concepto. La elección de uno u otro término, que contaría con argumentos comparables a los desarrollados en este otro artículo, la dejaremos para el futuro inmediato. En este caso utilizaré el término “arquitectura 2.0” porque es el que más se está utilizando con ese significado, y creo que su carácter abierto y a la vez específico nos valdrá para comenzar.

Bien, pero ¿cómo es, será o sería la arquitectura 2.0? Sigue leyendo

Cita

La mayor parte de nuestro progreso se ha basado más en el fracaso que en el éxito. Bailando con lobos.