Amanecer

A veces no estás preparado y amanece.

Tú no quieres, o no puedes, o no sabes, pero amanece. Te amanece encima con el peso implacable del mundo. Te arranca de la noche con fórceps. Te petrifica, te calcina y te obliga a sobrevivirle. Y para ti es imposible, y para ello es inevitable.

Y amanece.