Cambiando el mundo a golpe de cuchara

Disco Sopa en Matadero - Foto de Cocook en Flickr

Hoy, en un par de horas dando vueltas por la exposición We Traders en Matadero, con la “discosopa” (cena cocinada colectivamente, con música de fondo, y usando comida que de otro modo iba directa a la basura) que han organizado los de Foodsharing y Cocook hoy allí, me he reafirmado en que hay un mundo mejor que pugna por desarrollarse y que, sorpresa, está en este, al alcance de cualquiera… y más aún, hecho por cualquiera. Sin héroes, sin jaleos, desde lo más rutinario de nuestras vidas, como puede ser, en este caso, la comida.

Para los faltos de esperanza o imaginación, para los que no saben que hay que mirar por otros lados para encontrar buenas noticias o para los que las buscabais sin encontrarlas, os dejo algunas de las iniciativas que he conocido hoy:

The food assembly

The Food Assembly: Una forma de crear “micromercados” que nos permiten tener acceso a una alimentación sana y de proximidad, sin intermediarios, en contacto con los productores y los demás consumidores.

CompartoPlato: ¿Te sobra comida? ¿No tienes tiempo para cocinar? Cuántas veces he cocinado para mí solo y pensado “con el mismo esfuerzo y mucho más entusiasmo, podría estar haciendo comida para cuatro”. Aprovechar esos esfuerzos, conocer a tus vecinos y evitar desperdicios de comida, todo en uno. Si, sin que nos cueste mucho más, podemos ayudarnos unos a los otros y además disfrutarlo… ¿por qué no?

MeetMeals: Esta plataforma, un poco más sofisticada, propone también una manera de optimizar el esfuerzo que supone cocinar, y de paso conocer gente. Claro que empieza a parecerse tanto a un restaurante que me surgen dudas. La anoto como algo que quizás está en los bordes de la “economía del compartir” (sharing economy).

Imagen de Yo Compro Sano

Yo compro sano: Una plataforma que intenta facilitar un sistema de distribución, por venta directa de “cajas” sin intermediarios, que está ganando fuerza rápidamente. Permite poner en contacto a productores y consumidores, estimar la demanda y organizar la entrega entre todos.

Red de Huertos Urbanos de Madrid: La horticultura urbana, además de mejorar el medio ambiente de la ciudad, ofrece, a los urbanitas empedernidos, la posibilidad de reencontrarnos con las bases de nuestra civilización, usar nuestras manos, socializar y además comer verduras nacidas entre todo eso. Y cosas que me dejo. Que se hayan unido en red da una idea del alcance que está cogiendo el tema.

Red Agroecológica de Lavapiés: Un esfuerzo por conectar, a nivel de barrio, distintas iniciativas relacionadas con la alimentación para garantizar la soberanía alimentaria, la calidad y el acceso de forma sostenible a los alimentos para todas las personas, independientemente de sus recursos. ¿No suena a algo que debería estar haciendo el gobierno? Ya.

CoCook: Es un movimiento global colaborativo que promueve enventos como la Disco Sopa de hoy en espacios públicos, conectando personas, conocimientos, ideas y alimentos en una celebración del consumo responsable y la buena vida. Las ingeniosas cocinas móviles que usan en este tipo de eventos han sido igualmente desarrolladas por ellos y otras personas en talleres previos.

Disco Sopa en Matadero - Imagen por Cocook en Flickr

Foodsharing (Comida Basura): Esta iniciativa se propone construir mercado abierto y gratuito para que personas, productores, y comercios puedan intercambiar y reutilizar excedentes alimentarios. La cantidad de comida que se echa a perder con el sistema alimentario actual es indecente. Hoy mismo el excedente puntual de una pequeña cadena de tiendas de comida ecológica ha dado de cenar a más de un centenar de personas.

TimeRepublik: Este es un “bonus link” porque no está relacionado exclusivamente con la alimentación. Es un banco de tiempo bastante potente e internacional, una forma de economía sin dinero que tengo ganas de probar.

Todas ellas (o casi) abordan la justicia social, la soberanía alimentaria, la salud, la sostenibilidad y en definitiva, la calidad de vida, desde la comida. Si esto se puede ver en media tarde de sábado en un lugar de Madrid, imaginad las que habrá en toda la ciudad, en todo el país, en todos los otros aspectos de nuestra vida diaria. Vértigo. Lo de que no hay esperanza, que no hay nada que hacer, ya no me lo creeré jamás. Está casi todo por hacer, y podemos empezar a hacerlo ya.

4 pensamientos en “Cambiando el mundo a golpe de cuchara

  1. Superpotente lo de hacer la comida con cosas que iban a ir directamente a la basura, y que son perfectamente comestibles, una cosa es pensarlo, y otra estar allí y verlo con tus propios ojos, probarlo.
    Y esa era una minúscula parte de todo lo que se tira en Madrid.

  2. ¡Qué bonita crónica! ¡Qué bien lo pasamos y qué bien comimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *