Construyendo una tensegridad | Maqueta de la Needle Tower II

Allá por 2008 publiqué un artículo mostrando una maqueta “tensegrity” que hice para un trabajo de la carrera. Desde entonces viene siendo una de las entradas más visitadas del blog y son bastantes las personas que me han contactado para preguntarme acerca de su diseño y construcción. Finalmente, a raíz de un correo de Patricia, me he decidido a publicar algunos detalles (los pocos que tengo) sobre su ejecución a escala de maqueta… o al menos sobre la manera en que yo logré hacerla.

La verdad es que no me extraña que generen tantas dudas: son estructuras complicadas de visualizar, modelizar y construir. Tras este primer y único intento de hacer una, tengo que decir que la Needle Tower II de Kenneth Snelson, en la que se basa, me parece una auténtica maravilla de la ingeniería y la construcción. Echad un vistazo a estos vídeos:

Sigue leyendo

Ya está aquí, ya llegó: La Cajita 3.0

Hace casi un año desde que anuncié reformas en La Cajita, y mucho más desde que decidí emprenderlas. De hecho, se ha retrasado tanto que me descubrí pensando ya en la versión 4.0, y ahí es donde me di cuenta de que tenía que sacarla YA, estuviese como estuviese. De modo que, tras día y medio de encierro, por fin está online la versón 3.0.

Presentando La Cajita III

Como veis, es un poco excéntrica. Incorpora la mayoría de las mejoras que me propuse: que fuera una tarjeta de presentación única, integral pero con canales claramente separados, que tuviera un formato para cada tipo de post y me permitiera usarla para posts más ligeros o incluso microblogging, y que proporcionara una experiencia de lectura completamente limpia. El menú inferior (que no usa Flash, lo prometo) empaqueta ahora todas las funciones de navegación e información complementaria y se puede replegar hasta casi hacerlo desaparecer. ¿He logrado todo eso sin cargarme la identidad de la página? A ver qué os parece a vosotros.

Una sola cosa quedó por el camino: la idea de poner los comentarios a la derecha de cada post. Me encantaba la idea, pero salieron bastantes dudas razonables en cuanto a uso y comprensión, y al final desistí de liarla tanto. Y eso que había logrado programarla, de lo cual estoy bastante orgulloso porque fue un reto a mis conocimientos de WordPress. Quizás en otro momento.

Y ahora, antes de que me deis caña: sí, está sin acabar, sí, no funciona ningún enlace del menú, sí, etc. Esto se debe a que tengo que cambiar toda la estructura de la web, la organización por etiquetas, los tipos de post y demás antes de que la cosa funcione completamente. También le quedan cosas raras por revisar al diseño, pero francamente, si no lo sacaba ahora, no lo sacaba nunca. Bastante he ignorado ya el principio del software libre “resease early, release often” que tanto me gusta. Ale.

Iconos para Reuben

Hoy he localizado, medio de casualidad, la que creo que fue mi primera contribución a un proyecto de software libre, concretamente el entorno de escritorio Gnome.

Una de las mejores características de Linux es su capacidad de personalización, que entre otras cosas se traduce en una cantidad increíble de posibilidades distintas para la interfaz gráfica. Cualquier usuario con unos mínimos conocimientos puede diseñar un tema nuevo, de modo que hay prácticamente de todo, como podéis ver en la página Gnome Look.

Reuben Theme

Hace unos años estuve usando un tema bastante curioso, Reuben, que a día de hoy tiene una pinta un poco anticuada (además de ser declaradamente retro, claro) pero en su momento era de los más elaborados. Al tiempo de usarlo me di cuenta de que le faltaban unos iconos a juego para el dock. En un rato libre me puse y me diseñé los que necesitaba, dejando el escritorio ya completamente a juego.

Esto es lo que en el mundillo del software libre se llama scratch your own itch, rascarte donde te pica, o como puse por aquí alguna vez: love it, or fix it. Ese es el comienzo de muchos programas y en este caso, de un pequeño set de iconos que después subí a la web para uso de toda la comunidad. Yo ahora no los usaría, pero el caso es que ahí están, por si alguien los quiere.

Icons for Reuben v1.0

Icons for Reuben en Gnome Look

¿Y si no, qué?

Últimamente estoy leyendo mucho (¡demasiado!) sobre emprendizaje, innovación, creatividad, actitud 2.0 y en fin, todas esas cosas que hoy día andan tan de la mano. Todo suena arrebatadoramente interesante, y me siento identificado con muchas de las posturas, técnicas, filosofías y tendencias que he ido descubriendo, pero… llega un momento en el que te paras, medio alelado tras una avalancha de enlaces o twitts apabullantes, o de textos como este…

Linchpin manifesto

… y dan ganas de salir corriendo al desierto más cercano. Porque si tengo que ser a la vez proactivo, rompedor, desestructurado, eficiente, móvil, imprescindible, asertivo, enérgico, ágil, innovador, tenaz, smart, incansable,  sorprendente, metódico, visionario, hiperconectado, abierto, y por tanto dedicarme a romper moldes, surfear la cresta de la ola, adelantarme a la situación, poner en duda las bases, redefinir e innovar ya mientras desayuno y dejar al resto del mundo sin respiración… francamente, no sé si me va a dar tiempo para ser humano.

Uno acaba sintiendo una especie de exigencia de brillantez que no ayuda nada a vivir bien. Si el renacimiento trajo la (discutible) idea de que la genialidad era cosa de cada individuo, últimamente parecen hacernos creer por todos lados que la innovación hay que beberla y sudarla cada día como el agua, casi sin darnos cuenta y a litros. ¿Dónde queda el conocimiento tranquilo y el buen hacer del artesano? ¿Y qué si quiero ser un tipo sencillo por un rato? ¿Es realmente tan peligroso quedarse parado? ¿Y si un día me levanto poco creativo, y decido trabajar en algo más monótono o menos arriesgado? ¿No vale? ¿Y si renuncio a intentar cambiar el mundo por una semana, o un año, para vivir una experiencia vital de otro tipo y seguir construyéndome como persona?

Cito una frase del artículo de donde saqué la imagen de arriba, pero cambiando el énfasis a otra palabra:

¡La SOBREDOSIS de inspiración y motivación que todos necesitamos de vez en cuando!

Sí, sobredosis. Y lo de que la necesitemos, pues es posible, pero muy de vez en cuando, como catalizador pero no como combustible. Yo ya tengo mi moraleja personal: empápate de todo eso, pero ten a mano una toalla para secarte. Lee y aprende lo que quieras, pero cuidado con los empachos vitales, o acabarás deseando convertirte en un anacoreta para compensar.

Ni tanto ni tan poco; el equilibrio, el camino del medio, sigue siendo mi vía preferida. Y hablando de equilibrio: leer The Laws of Simplicity o Zen Habits resulta que no compensa la sobredosis de complejidad de lo demás. Incluso simplificar es complejo hoy día, y más si se hace como imposición teórica, de modo que la única solución real es ponerse a hacer otras cosas, y dejar la teoría para ratos sueltos. Nada nuevo, por otra parte, pero tenía que decirlo.

¿Coincidencia?

Hay cosas que están en el aire, y en tal concentración que comienzan a condensar por todos lados a la vez, dando lugar a proyectos aparentemente inconexos pero que acaban hablando de las mismas cosas. Para muestra, ahí va un parecido razonable:

Espacio Creativo Independiente de Córdoba:

Dibujo ECI Córdoba

Promotorium, del que en breve espero publicar algo más por aquí:

Es fantástico. Encuentros así, unidos a muchos otros razonamientos y varias conversaciones sueltas, me hacen pensar que puede que haya llegado el momento de “extraer” de mi PFC la parte relacionada con la creación de espacios de trabajo, y encontrarle un lugar por derecho propio en la realidad. Más reflexiones en breve…