Conversaciones de ascensor en una ciudad sin intermedios

Soy arquitecto —lo confieso—, pero como a tantas otras personas me ha tocado vivir en sitios creados, no según principios arquitectónicos, sino por requerimientos inmobiliarios, que por desgracia son muy diferentes. En cualquier caso, lo que hoy me gustaría contar es algo que he vivido como habitante, como usuario, como vecino, como visitante, en el día a día de mi ciudad, y con lo que cualquiera podría sentirse identificado.

¿Os habéis encontrado alguna vez con alguien en el ascensor? Seguro que sí. Aunque a veces me da la sensación de que los ascensores modernos están diseñados para evitarlo, muchas veces ocurre. Y seguro que os sonará esta conversación, palabra arriba, palabra abajo:

Conversación típica

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué somos tan escuetos en esos encuentros? Yo le he dado algunas vueltas —especialmente entre las plantas segunda y quinta—, y entre muchas posibles razones como podría ser sentir antipatía hacia ese vecino, ser tímido, no estar de humor, etc. he acabado descubriendo una muy sencilla: porque en un ascensor es prácticamente imposible mantener una conversación.

Lo he intentado varias veces, y siempre acabamos igual: uno de los dos interlocutores ya de pie en su pasillo, cargado con las bolsas de la compra, y el otro dentro del ascensor, con el dedo puesto en el botón que impide que las puertas se cierren y corten alguna frase en dos como una guillotina; ambos intentando alargar un momento fugaz de encuentro. Se me ocurren muchas situaciones en las que me apetecería conversar, pero casi todas tienen una luz más bonita, un espacio más acogedor, una postura más cómoda y algo más de tiempo por delante.

Como consecuencia inevitable de esta dificultad, llegamos a evitar encontrarnos con otra gente en el ascensor, condenados a una presencia y un silencio forzados. La mayoría de las veces sólo los niños, directos a lo que les interesa sin convenciones y cortesías de por medio, son capaces de comenzar y acabar una micro-conversación de ascensor, con una observación o una pregunta directa, y aún así tampoco es un lugar en el que quieran estar.

¡Que alguien diga algo!

Basta un breve paseo por redes sociales como Facebook para ver el sintomático —e hilarante— imaginario colectivo que hay alrededor de todo esto:

Mirar los botones del ascensor cuando subo con alguien desconocido | Rogarle al ascensor que cierre sus puertas antes de que llegue la vecina | No sé qué hacer cuando subo o bajo en ascensor con un desconocido | Yo también cuando estoy en un ascensor y sube gente me quedo mirando el piso | Por esos momentos de silencio en el ascensor con los vecinos | …

Y es que un ascensor es uno de los no-lugares más conseguidos que existen. Es casi imposible lugarizarlo, hasta el punto de llegar a convertirse por ello en un reto, objeto de las fantasías más íntimas. El tiempo compartido en ese reducido espacio es mínimo, apenas da para cruzar tres o cuatro frases. La presencia física es forzosamente cercana, nada natural. Incluso la orientación espacial se anula, dificultando la percepción de la velocidad, la dirección, la ubicación y la orientación. Recuerdo lo incomprensible que le parecía a mi abuelo que la casa de mis tíos diera a la misma calle por la que él había entrado. El ascensor le convertía el edificio en un auténtico Escher.

Pues bien, gran parte de lo dicho sobre los ascensores también se podría decir del resto de espacios comunes en la mayoría de los vecindarios urbanos que conozco. Entre la vastedad impersonal de la ciudad y la intimidad de la vivienda faltan espacios de relación intermedios que pudieran ser casi tan variados como la primera y casi tan cómodos como la segunda. Todo lo que hay es un sistema de espacios dedicados al transporte y la clasificación alfanumérica de personas y objetos, sin ninguna otra función posible. En ese aspecto, el recorrido de acceso desde la calle a un apartamento no se diferencia en nada de, digamos, los túneles de la M-30, y las políticas de desarrollo urbano actuales nos están llevando cada vez más a la ciudad de paso, la ciudad archivador, la ciudad ascensor: una ciudad sin resquicios donde la vida social pueda ocurrir.

Esquema de un ascensor

Cuando alguien a mi lado saca a colación el clásico debate sobre si la arquitectura puede o no mejorar la sociedad y la vida de las personas, suele venirme a la cabeza todo esto: parece que, por lo menos, puede empeorarla. Eliminando espacios de actividad, limitando las oportunidades de encuentro, clasificando actividades en compartimentos estancos y excluyendo el lado social de las personas.

A veces, al hablar de estos temas, algunos me han planteado ciertas dudas dignas de atención: ¿Y si la arquitectura y el urbanismo “inmobiliarizados”, hechos por pura ley de mercado, responden realmente a una demanda? Si se hacen de esa manera, ¿será por alguna otra razón más allá de optimizar el espacio para aumentar el rendimiento económico? ¿Y si resulta que la gente quiere vivir así? Llegar a su casa por un pasadizo secreto, reducir al máximo el camino desde el coche hasta el recibidor, no ver ni oír jamás al vecino, ocultar todas sus actividades al resto…

Hay al menos dos cosas que me hacen pensar que no es así, al menos no como para justificar la forma tan masiva en que se han extendido los edificios-archivador:

Por un lado —y esto daría para un artículo aparte— hay que tener en cuenta que la calidad de la arquitectura y el urbanismo no se puede relacionar tan directamente con la respuesta del mercado. La arquitectura no es un bien de consumo opcional —si no te gusta o no te lo puedes permitir, no lo compras— sino que responde a varias motivaciones que podríamos situar a distintos niveles de profundidad en modelos como la pirámide de Maslow. La necesidad, incondicional y previa a muchas otras, de tener una vivienda influye mucho más que otros factores como el precio o la calidad, así que el hecho de que la gente las acepte tal y como se diseñan y construyen hoy día no es un indicador nada fiable de su calidad.

Por otro lado, tampoco me creo que la gente quiera vivir así, al menos no exclusivamente y por “imperativo arquitectónico”. En nuestra vida diaria podemos observar que vivimos en un pulso perpetuo entre las necesidades de intimidad y reconocimiento, de retiro y convivencia, de autonomía y relación, y otras muchas. Un pulso que si se desequilibra, puede provocar anomalías de comportamiento. Por ejemplo, la curiosidad hacia la vida de los demás es algo que está en la naturaleza humana, nos permite identificarnos con otros, establecer lazos, aprender conductas y transmitir conocimientos, en definitiva formar una sociedad y una cultura con los demás. Todos somos un poco voyeurs —de ahí el éxito de la prensa rosa—, y si se nos permite serlo de forma natural, rara vez llegaremos a rozar lo enfermizo. De la misma manera, todos somos también un poco exhibicionistas, un poco juerguistas, un poco entrometidos… en suma y por así decirlo, bastante gregarios.

No podemos evitarlo. Conquistamos nuestros pasillos con alfombrillas de diseños varios, colgamos elementos decorativos en las puertas, colocamos plantas que luego cuidamos con esmero, e incluso sacamos pequeños muebles auxiliares, fragmentos domésticos que pugnan por salir al espacio común y acaban casi siempre convirtiéndose en la única señal de vida humana entre el número del portal y la letra de la puerta.

Alfombrilla como toque personal

Otro pequeño ejemplo: En el edificio donde vivo, como en muchos otros, las plazas de garaje tienen trasteros detrás. Todos sabemos cómo es un garaje subterráneo comunitario: es un espacio oscuro, crudo, frío, absolutamente inhóspito. Otro no-lugar de manual, en el que parece que nada bueno podría suceder. Pero sucede. Una tarde, estando en mi trastero —acondicionado como taller casero de bicicletas, chapuzas caseras y maquetas—, oigo el sonido de una radio, y al asomarme al garaje me encuentro que hay dos trasteros más abiertos, arrojando franjas de luz cálida sobre los coches. En cada uno se adivina un pequeño paraíso personal de bricoleur, o de coleccionista, o de aficionado al modelismo. De uno de ellos sale el sonido de la radio, del otro, el de una sierra de calar. Un vecino sale y entra llevando piezas de madera que va cortando. Al rato, el otro aparece en la puerta preguntando por ciertos tornillos que le faltan. Y cuando nos damos cuenta, nos encontramos sumidos en la magia social que nace de las actividades, los intereses y los espacios compartidos.

¿Por qué no hay un lugar para todo eso en nuestras ciudades y edificios? ¿Y qué lugar sería ese?

Esa pregunta tendríamos que respondérnosla todos, arquitectos o no. Para mí, sería un lugar intermedio, un resquicio habitable entre lo privado de la vivienda y lo público de la calle. Un lugar donde pudiéramos sacar aquello que quisiéramos exhibir, o realizar las actividades en las que no nos importara ser observados y encontrarnos voluntariamente con otros… o no. Si lográramos salvar los primeros miedos y prejuicios que tenemos tras largos años de vecindad constreñida, parca y enrarecida, si pudiéramos salir del círculo vicioso de desconocimiento y recelo, si nos reeducáramos poco a poco en nuevas maneras de respetar y aprovechar lo colectivo…

… ¿qué podría pasar si parte del espacio de cada propietario estuviera en el espacio común, y tuviera derecho a personalizarlo y ocuparlo? ¿Si en cada acceso o planta hubiera espacio, ventilación, buena temperatura y luz? ¿Qué podría suceder si los ascensores fueran transparentes, y permitieran ver esos espacios comunes previos a cada vivienda? ¿Y si fueran mucho más lentos y tuvieran pantallas, tablones de anuncios, o pequeñas bibliotecas? ¿O si tuvieran un control manual de velocidad, pudiendo pararse a cualquier altura y volver atrás? ¿Qué podría ocurrir si los trasteros-talleres dieran a esos espacios, o al patio común, o a la piscina?

A la vez, añadiendo una dimensión más contemporánea, podríamos hablar de la creación de otro lugar intermedio entre lo privado de nuestro ordenador o nuestro móvil, y lo público de Internet. Otra nueva clase de espacio compartido que funcionaría en paralelo —pero siempre en relación cercana— con el espacio físico y en el que, salvando incluso las actuales barreras arquitectónicas en las que nos hemos encerrado, el concepto de vecindad pudiera comenzar  a revivir y florecer… Pero eso mejor lo dejamos para otro artículo.

Texto e ilustraciones realizados para Ecosistema Urbano (@ecosistema). Publicado originalmente en La Ciudad Viva.

Cita

Crear el mundo que queremos es una forma más sutil y poderosa de actuar, que intentar destruir el mundo que no queremos.

Marianne Williamson

OdlI: Los shelter shifters

Orfanato de las ideas es una sección de La Cajita dedicada a publicar ideas, proyectos, emprendimientos y diseños, descabellados o no, que se me ocurren de vez en cuando y que por lo general se quedan en un “podría ser”. A lo más que aspiro con esto es a entretener, sorprender, divertir y en el mejor de los casos, quizás incluso inspirar una idea, una acción o un proyecto nuevo.

Es de sobra conocido (qué nos van a contar a los españoles) el problema de la segunda vivienda, esa que queda vacía durante la mayor parte del año, no por ello dejando de cobrarse un alto precio en términos paisajísticos o ecológicos.

Durante el año 2007 un grupo de arquitectos alicantinos describió este problema como una de las ineficiencias más grandes de la historia, y decidieron poner en marcha el movimiento [h]Estacional (habitante estacional), que posteriormente se ha ido internacionalizando hasta dar lugar al de los shelter shifters.

Un shelter shifter, o shiftant como se les conoce también (shifter + inhabitant), es una persona sin casa propia que encuentra alojamiento o espacio de trabajo ocupando viviendas y oficinas vacías de forma simétrica a sus propietarios. Con este sistema, los propietarios de una segunda vivienda pueden elegir cederla a un tercero para que la utilice y la cuide durante el tiempo en que ésta permanece vacía, y en períodos vacacionales intercambian su posición con el inquilino hestacional.

Este concepto no es del todo nuevo: seguro que a alguno le habrá parecido una versión consentida del modo de vida del personaje principal de la película Hierro 3, y también es evidente una cierta similitud con el intercambio vacacional de viviendas, del que lo diferencia un funcionamiento asimétrico (sólo una de las partes es propietaria) y extendido a todo el año.

Naturalmente los shelter shifters tienen su propio código de conducta. No sólo se comprometen a cuidar la casa y mantenerla, sino que intentan mantenerla en el mismo estado en el que les fue cedida, a veces hasta límites sorprendentes.  Su “silencioso” paso por la vivienda que usan sin dejar rastro les ha valido en la red el apodo de “sh-sh”  y hacen curiosas competiciones en las que se compara el antes y el después de una vivienda buscando la ausencia total de cambios. Algunos recurren al mapeado y guardado meticuloso de los objetos existentes y otros se limitan a convivir con ellos haciendo gala de un exquisito cuidado.

Además, de cara a tranquilizar a los propietarios, cuando un shelter shifter entra a formar parte de esta curiosa red de okupación consentida, queda inscrito con todos sus datos reales en un sistema de evaluación meritocrática similar al existente en otras redes, que a través de un sistema de valoraciones, testimonios y votaciones da un buen indicador de la fiabilidad de cada usuario. En cualquier caso, los “cambiadores de alojamiento” son generalmente personas solitarias o parejas de hábitos tranquilos y frugales que prefieren huir de las aglomeraciones y por tanto no les importa estar siempre en el “sitio indeseado”, siempre que sea de forma gratuita o (según el acuerdo) por un alquiler irrisorio.

Independientemente de lo extraño que pudiera parecer este modo de vida, no carece de antecedentes en la mayoría de culturas, y su aporte simbólico y real es muy significativo en una cultura del exceso como la nuestra. Como comenta el sociólogo Bertrand Bargan:

Los shelter shifters proponen una forma muy específica de habitar, pero con enseñanzas muy globales que deberíamos tomar seriamente en consideración: no sólo por el cuidado y respeto que muestran, sino por la eficiencia que promueven en el uso de las edificaciones y por tanto del territorio. Un hábito de vida inusual pero radicalmente más sostenible que muchos de los actuales.

La Movida 2.0

Movida 2.0

Un lugar, un momento, un montón de gente

Desde hace unos años mi impresión desde lejos, desde Alicante, ha sido que en Madrid sucedían muchas cosas. Que la gente estaba muy conectada y activa, con tanta capacidad de acción como de pensamiento. Que se hacían cosas de manera creativa, valiente, sin concesiones. Y que había ciertos aspectos, ciertos principios o valores en común en todo ello.

En una especie de broma admirativa, a ese fenómeno comencé a llamarlo “la Movida 2.0”. La primera vez que recuerdo haberlo comentado entre la propia gente de Madrid fue en el primer #meetcommons, todo un ejemplo en sí mismo del concepto, y me sorprendió (¿me sorprendió, realmente?) ver que los propios madrileños parecían cómodos con la expresión.

¿Qué es la Movida 2.0?

No hay mucho que definir. Creo que cualquiera que ya forme parte de ella sabrá exactamente a qué se refiere.

Movida por el movimiento, la actividad, la efervescencia cultural, el optimismo creativo y la revolución. Colectivos, plataformas, redes, individuos, espacios, acciones, propuestas. Y lo 2.0 entendido como segunda versión, como un guiño a la primera Movida madrileña, pero también como declaración de principios: lo 2.0 es una definición inspirada en la “web 2.0” y extrapolable a otros ámbitos, que de alguna manera incluye los principios que nos mueven: lo participativo, lo colectivo, el aprender haciendo, lo distribuido, el espíritu hacker, lo abierto, el concepto de beta perpetua, lo transparente, el Do It Yourself, el Do It With Others, lo inclusivo, todo lo co-, la cultura libre en general y muchos otros conceptos similares que forman una nube difusa y variable que condensa continuamente en forma de una lluvia capaz de cambiarlo todo.

Muchos términos fundidos en una forma de entender el mundo y en un término que no es más que una broma dicha completamente en serio: la Movida 2.0.

Sin #hashtag no hay revolución

Todo habría quedado en una anécdota si no fuera porque el otro día Domenico, que es un visionario de su tiempo y un auténtico concept investor, me dijo que el término estaba gustando allí donde lo soltaba. Que había que darle alas y comenzar a usarlo para referirnos a ese algo que ya es evidente en esta ciudad y que está emergiendo en todas partes.

movida2p0

Y así, en medio de una fiesta en Matadero, hablando por encima de la música, rodeados de gente interesante por todas partes, y haciendo honor al espíritu de nuestra época, nos pusimos a crear un hashtag:

#movida2p0

El paso

Hace dos días vi a un señor mayor dar un paso maravilloso. Llegó cruzando por donde no debía, al igual que yo, y nos encontramos sobre las franjas blancas que marcan espacios muertos sobre el asfalto.

Pareció titubear al acercarse al bordillo. Yo frené la bici, atento a sus movimientos. Se detuvo completamente durante unos segundos, con los pies juntos, las manos en el bastón y la mirada fija en el bordillo, como calculando la dificultad del desafío. Y de pronto, con un gesto desconocido y hermoso, inestable pero infinitamente decidido, avanzó un pie y en un solo paso, limpio y largo, se plantó encima de la acera.

No pude menos que pararme a mirarle con admiración mientras seguía, ahora de nuevo con pasitos cortos de viejo, su camino por la acera.

Historias de Madrid y otros lugares

Hace un año celebraba en este blog el primer aniversario de mi vida como arquitecto egresado, y a la vez mi llegada a Madrid, que por no recordar la fecha exacta he dado en fijar el día 23 de abril. Un año más, aprovecho esta fecha para pararme un rato y volverme a mirar el camino andado.

Madrid desde la terraza de León11

En aquella entrada fantaseaba con alejarme un poco de mis propios proyectos, tomándome las cosas con un poco más de calma. La cosa funcionó durante un tiempo: alejado del movimiento de Alicante y aún ajeno al de Madrid, me dediqué a disfrutar la agradable rutina de ir cada día a la oficina, cocinar y comer con mis compañeros de trabajo y volver a casa paseando o en bicicleta dispuesto a pasar una tarde tranquila.

Comida en Ecosistema Urbano

Mis sueños de tranquilidad no duraron demasiado. Al poco, fiel a mi naturaleza, comencé a hacer algo que había deseado desde hacía años: sumergirme en la “movida 2.0” de Madrid, y encontrarme con toda esa gente interesante que venía siguiendo de lejos durante los últimos años. Poco a poco comencé a conocer a las personas que piensan y trabajan tras misteriosos colectivos como Zuloark, León 11, Inteligencias Colectivas, Comunes, Comandante Tom y muchos otros que se mueven con ellos.

Zuloark, Inteligencias Colectivas, Domenico di Siena, Comandante Tom y otros en Matadero

Comencé a entender su forma de trabajar, tuve la oportunidad de verlos en acción e incluso colaborar con ellos en alguna que otra cosa. Poco a poco, un encuentro llevó a otro, y mi red madrileña no ha parado de crecer. Tuve además la oportunidad de vivir en directo una increíble muestra de la energía social latente cuando el movimiento 15M estalló en Sol, a apenas unos minutos en bici desde mi casa, y nos tuvo con los pies en la plaza y el corazón en un puño durante una semana alucinante.

Sol

¿A dónde me ha llevado todo esto? Escribo esto a las dos de la madrugada tras dos semanas sin una sola tarde libre, saltando de quedada en quedada, de evento en evento, de reunión en reunión, de bar en bar, sumergido en una atractiva y descontrolada vorágine social. Cada año me oiréis decir que en abril se vuelve todo el mundo loco y estalla la agenda cultural (en abril, eventos mil), pero este ha superado a cualquier otro que recuerde, culminando hace un par de días con la eclosión de muchas nuevas relaciones en un intenso fin de semana de Meet Commons.

Mi bandeja de entrada digital, que había permanecido limpia y ordenada durante meses, lleva semanas acumulándose y creciendo fuera de control, empujada a un lado por la fuerza de lo presencial, por la llamada de las redes en las que yo mismo me he ido enganchando a lo largo y ancho de Madrid.

Con todo, estoy orgulloso de, haciendo un esfuerzo consciente por evitar que la rutina y la velocidad de la ciudad me absorbieran, haber logrado mantener la mirada receptiva, sorprendida y tranquila del visitante, disfrutando de pequeños momentos cotidianos en mi casa o por las calles. Sigo pedaleando con el mismo deleite y andando despacio, cada vez más despacio, incluso por los túneles del Metro, donde todos corren como locos para abordar el vagón que se escapa. Me he apuntado con amigos a azarosas derivas urbanas, recorriendo sin rumbo fijo un barrio diferente cada vez. He seguido con mi búsqueda del equilibrio y de la calidad de vida, cada vez con más consciencia y más interés, buscando mejorar mis hábitos, mis ritmos, mi forma de trabajar, y sintiendo que estoy al principio (muy al principio, ay) de un camino prometedor.

Madrid desde el Manzanares

En bici por el parque del Manzanares

Por lo demás, mis proyectos personales han avanzado a un ritmo muy relajado. He publicado apenas diez entradas en este blog en un año, y sólo un par, aunque bien densas, en Sociarq. He realizado un esfuerzo bastante torpe de diseño y sobre todo de organización de contenidos y gestión de la identidad digital para La Cajita 3.0… que aún está por salir del horno. He iniciado y casi completado un seminario sobre desarrollo de organizaciones desde el enfoque de la triformación, que me ha abierto un mundo al que hasta ahora era casi del todo ajeno y que espero poder conectar con muchos de mis proyectos. Parcialmente de vuelta hacia Alicante, donde el pulso de eGruyere sigue latiendo, me he lanzado a formar parte del MasterDIWO con tantas ganas como poco impulso productivo. He tenido la oportunidad de dar mis primeras tres conferencias y e impartir otros tantos talleres, casi siempre con otros como me juré a mí mismo que haría el mismo día que acabé el PFC.

El nacimiento de MasterDIWO

Y poco más por ese lado. Podría resumir este año diciendo que, de la filosofía del Do It With Others, he disfrutado a más no poder el with others y apenas rozado el do it.

En lo puramente profesional, que fue la razón que me hizo ir a Madrid, la experiencia en Ecosistema Urbano no ha tenido precio, y daría para un post aparte. Lo que comenzó como una colaboración temporal alrededor de Whatif se fue ido extendiendo con la llegada del proyecto dreamhamar, que me brindó la oportunidad de vivir cerca de dos meses en el interior Noruega.

dreamhamar

Vida doméstica junto al lago Mjøsa

Con la salida de Domenico de la oficina, me cayó el blog en las manos y me encontré de pronto sumergido en un trabajo de “editor” online a un nivel que no esperaba.

He comenzado a hacer viajes de trabajo, algo nuevo para mí. Desde la locura de ir a Tarragona en coche, tener un par de reuniones y volver a Madrid en un solo día, hasta un reciente e indefinible fin de semana de taller en la isla de Bahrein. La semana que viene, reunión de trabajo en París. Y luego, quién sabe.

Detallitos de gente que me quiere

Por lo demás, he cumplido 30 años, me he propuesto saltar en paracaídas (porque me da mucho miedo y porque me da la gana), soy doblemente tío y además padrino de Matías, el segundo hijo de mi primer amigo. Bienvenido a la adultez, my friend. Y luego, de nuevo, quién sabe, porque… ya no dependerá sólo de mí.

El pequeño Matías

Algo se mueve. Tras un año de dejarme llevar plácidamente por lo que me rodea, comienzo a notar que hay algunas decisiones que tomar. Empiezo a sentirme dividido entre Madrid y Alicante, entre la libertad del autónomo y la seguridad de un trabajo fijo, entre las ganas de hacer muchas cosas y el intento de encontrar hábitos más equilibrados, entre la exuberancia profesional y una vida personal y doméstica más tranquila. Pero a diferencia de hace un año, no estoy ansioso por encontrar la solución.

Tomando como lema el verso, hago camino al andar.

Puebla de Sanabria, 2011

Comparar procesos por su grado de libertad

Para la charla “Registrar, compartir y producir en red” que dimos en Think Commons el pasado enero, Alba y yo utilizamos un modelo para comparar los distintos grados de libertad de diferentes procesos, usando aquí “libertad” casi en el mismo sentido en el que se usa en el software libre. Este modelo de estudio lo sacamos muy rápidamente, pero probó ser bastante útil para estudiar en profundidad las consecuencias (en la sociedad, en el modelo económico, en la cultura, etc.) de liberar tanto los procesos (o partes de ellos) como los resultados (también los parciales). El primer esquema (que podríamos llamar “versión beta”) que incluimos en la presentación estaba estructurado así:

Modelo en beta

Sigue leyendo

Cita

Improvisar (bien) es, en contra de lo que solemos pensar, lo que más preparación requiere.

Registrar, compartir y producir en red

El pasado miércoles 18 de enero Alba Santa y yo dimos una charla online en Think Commons, el canal de streaming sobre procomún y cultura libre que gestiona Domenico di Siena desde hace un par de meses. Una inmejorable oportunidad (y desafío) para poner en orden nuestras ideas y ver si éramos capaces de transmitir lo que hemos estado aprendiendo en una de nuestras asignaturas comunes del Máster DIWO: OSrights. La sesión la estructuramos de la siguiente forma:

  • Resumir los fundamentos de la propiedad intelectual: categorías, derechos que garantizan, instrumentos de protección y de cesión.
  • Analizar casos a través de los procesos de creación y las libertades que se permiten o limitan en modelos abiertos y cerrados:

El software libre, como precursor de las licencias abiertas
La obra creativa
Ciencia e I+D+i
Obra técnica y arquitectura

  • Plantear una serie de cuestiones abiertas para abrir el debate y nuevas líneas de trabajo

A continuación os dejo la presentación seguida de un resumen de las que creo que fueron las claves (que fueron muchas) de su contenido, tanto como excusa para hacer un repaso de lo que se habló como a modo de resumen para aquellos apresurados que no quieran pasar una agradable hora y media escuchando nuestros interesantes comentarios ;)

Sigue leyendo

FasterDIWO

En la última sesión del #masterDIWO alicantino, a la que no pude asistir, mis compañeros de eGruyere han sacado lo que me ha parecido una buena receta para superar la esclerosis y el perfeccionismo que me estaban invadiendo por estos lares: FasterDIWO.

Tomando en parte la definición de María, el ejercicio consiste en contar de forma rápida y sintética alguna experiencia, descubrimiento, rutina… que uno haya desarrollado a causa de (aunque no sólo por) formar parte de este máster. La idea es acercarlo a una “actualización de estado” más que a un “ensayo”, y mi objetivo concreto es lograr hacerlo en menos de un tomate. Ahí voy, y ya van unos minutos por delante.

pomodoro

Cosas que ya he aprendido o constatado en lo que llevamos de máster:

  • Los encuentros en persona son potentes, mucho más potentes (oh, blasfemia) que las relaciones por la red. La red crea entornos de información y espacios de contacto, de tanteo, de encuentro y de lo que uno quiera, pero el trabajo y la conversación en directo, cara a cara, yo a yo, son un motor mucho más efectivo para hacer cosas con otros, que al fin y al cabo es lo que busca todo lo DIWO. Salimos de cada fondue (o sesión del máster) como si nos hubiéramos dado cuerda mutuamente.
  • DIWO es realmente más que DIY. Hasta que no me puse con Alba a preparar una sesión para Think Commons, o hasta que no me puse con Massimo Menichinelli y otros a meterme en los entresijos del meta-diseño open p2p, no había salido de un medianamente autocomplaciente proceso de repaso de cosas ya sabidas, y ni que decir tiene que no había avanzado ni una décima parte de lo que avancé después.
  • Las herramientas se adaptan, se combinan y se crean si hace falta. Ahí está la wiki, ahí está eGlia, ahí está la red de blogs que se está formando, y ahí está incluso el espacio físico de co-trabajo, que hace amagos de aparecer… ahora que ya habíamos comenzado hace tiempo sin él. Lo importante son las intenciones, los objetivos, la voluntad creadora y ejecutora, la visión de lo que se quiere hacer. El mundo se cambia, sí, pero por el camino.

Y se acabó el pomodoro de hoy, medio haciendo trampas porque me he comido el descanso para meter algún enlace más. Otra vez saldrá mejor. Aprender haciendo, aprender haciendo.

Cita

La quintaesencia de una wiki: mejor links a páginas que aún no existen que páginas a las que no llegue ningún link.

Reflexión con Ester Gisbert en la wiki de masterDIWO

Descubriendo la triformación social

Hoy, saliéndome un poco de mi contexto habitual, he asistido a una charla del Triform Institute y he descubierto un modelo conceptual muy interesante, utilizable tanto para explicar y diagnosticar la realidad como para actuar sobre ella, y que en cierto modo parece capaz de dar cabida a muchas de las inquietudes e intuiciones que llevo notando en mí y a mi alrededor últimamente, desde el movimiento del 15M hasta mi propio interés por la cultura abierta o las nuevas formas de trabajo.

Se llama triformación social, y su definición gráfica sería algo parecido a la siguiente imagen (interpretación personal):

Triformación social

Según el modelo de la triformación social, la actividad humana se podría dividir según tres ámbitos principales: lo cultural, lo jurídico-político y lo económico; tres ámbitos que aunque superpuestos en cada persona y en la sociedad, son diferentes y han de regirse cada uno por sus propias leyes, y a los que pueden aplicarse tres conocidos principios que la Revolución Francesa planteó con acierto pero falló en implementar: libertad, igualdad y fraternidad. Todo ello teniendo al individuo, la persona, como agente fundamental y activo en la transformación (que no cambio) y desarrollo (que no crecimiento) de la humanidad.

Con eso quedaría enunciado el modelo de la triformación de forma relativamente sencilla… aunque la dificultad de aplicación a gran escala sea inversamente proporcional a la sencillez de planteamiento.

Intuitivamente, y antes siquiera de entrar a estudiarlo, ya suena bastante razonable, aunque algunas asociaciones nos pudieran parecer raras (¿economía y fraternidad?) y en general uno no vea por dónde comenzar a aplicarlo. Para mí el indicio más claro de su acierto es la capacidad de diagnóstico que muestra si lo leemos en sentido opuesto: ¿qué pasa si aplicamos cada uno de los principios que propone al ámbito que no le corresponde? Entonces el modelo se convierte en un muestrario de patologías sociales que podremos reconocer sin problemas a nuestro alrededor.

¿Os suenan lemas tan contemporáneos como “La cultura no se vende” o “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”? No son más que el síntoma de rechazo a un sistema que aplica los principios de la economía a la gestión de lo cultural o lo jurídico-político, respectivamente.

Y no voy a seguir dando ejemplos, solamente os sugiero que intentéis aplicar a vuestro contexto, vuestro campo de trabajo o vuestros intereses distintas combinaciones de los principios y ámbitos arriba representados, y veáis si reconocéis algún síntoma a vuestro alrededor. El resto, lo dejo a vuestra imaginación.

Luego podéis intentar hacer lo más difícil y emocionante de todo: aplicarlo en sentido positivo.

Probablemente  observéis que la igualdad en lo jurídico-político es algo que casi damos por supuesto hoy día como algo deseable; que la libertad en lo cultural es una batalla que aún es necesario ganar pero que se está luchando (¿os suena el tema de la cultura abierta, Creative Commons, el open source…?); y que la fraternidad en lo económico está apenas despuntando, pero con mucha fuerza, en nuevos modelos de financiación colectiva, organizaciones empresariales colaborativas, emprendizaje social, nuevas formas de entender la banca y hasta “monedas” o sistemas económicos completos propuestos como alternativa.

De momento y para mí, indicios suficientes como para pensar que este modelo puede ser digno de estudio, confrontarlo con algunas ideas propias y ver qué puede aportar a mi forma de entender el mundo.

Master DIWO en Arquitectura de Fuente Abierta

Bueno, aquí comienza la aventura.

Yo estaba en Madrid, pasando una época relativamente tranquila, cuando me enteré de que algo se estaba moviendo en Alicante: mis compañeros de la red de co-trabajo eGruyere andaban planeando comenzar con algo llamado máster DIWO, literalmente un máster Do It With Others. Sin saber más, el concepto me enganchó al instante, me enamoré de él… y aquí estoy.

Por lo que he estado leyendo el aprendizaje comienza haciéndose las preguntas adecuadas, y eso es a lo que me quiero dedicar las próximas semanas.

Veamos la primera pregunta relevante en todo esto: ¿Qué es un máster DIWO?

Esa es en el fondo la pregunta que nos hicimos en la primera reunión que tuvimos en Alicante, en nuestro ya tradicional café Tierra Solidaria:

Presentación del Máster DIWO de Alicante from CiudadSombra on Vimeo.

Siendo honesto, creo que nosotros mismos no estamos seguros de la respuesta. Es una prueba, un loco experimento educativo con nosotros mismos como cobayas, pero a estas alturas tenemos al menos algunas ideas claras al respecto: todo comienza con la voluntad individual de aprender algo que no ofrecen las instituciones de enseñanza habituales, o de aprenderlo de una manera que no encajaría dentro de sus métodos y sus tiempos. Para lograrlo, la solución inmediata es poner en marcha un proceso de aprendizaje DIY, Do It Yourself. Lo cual ya es de por sí un gran desafío: define tus propios objetivos, busca los recursos y fuentes necesarios, encuentra los contactos clave, y además, claro, tómate tu tiempo para sentarte y aprender…
Es en ese punto donde el concepto “hazlo con otros” cobra relevancia, permitiéndote contar con el apoyo de los compañeros, ayudándote a mantener un cierto ritmo, conectándote a una red profesional amplia y diversa, proporcionándote algo de retroalimentación durante el proceso… y aportándote el reconocimiento que de otra manera no obtendrías, por estar actuando al margen de las instituciones reconocidas. Eso es lo que aporta el DIWO.

Hasta aquí lo general. Si alguien tiene interés en conocer más a las maravillosas personas implicadas en el Máster DIWO de Alicante y sus proyectos, le recomiendo que visite la wiki.

Vamos con la segunda cuestión más relevante: ¿Qué quieres aprender?

Master DIWO: Jorge T. from CiudadSombra on Vimeo.

Nada más hacerme esta pregunta, mis proyectos personales, aparcados durante meses, me vinieron revoloteando a la mente como una nube de mosquitos. Entre ellos, difícil de cazar pero bien visible, estaba este, el blog que ahora mismo estás leyendo, y cuyo tema principal es el de la arquitectura abierta, o arquitectura 2.0 como puede que la haya llamado en algún momento. Mi primer impulso, claro, fue lanzarme sin medida y poner en marcha el Máster DIWO Definitivo en Arquitectura Abierta. Bastaron un par de segundos para volver a ser consciente de mis limitaciones y comenzar a centrarme: ¿Cuáles son las preguntas más candentes acerca de ese tema?

Y aparecí con esto.

Decidí centrarme en la comprensión de las herramientas, comportamientos y modelos de desarrollo usados en proyectos de fuente abierta, con la idea de llegar a ser capaz de extrapolarlos al campo de la arquitectura. ¿Arquitectura de fuente abierta? ¿Es posible? ¿Cómo?

Así que me definí los tres temas principales sobre los que creía más interesante desarrollar mi investigación:

  • Socioeconomía del open source #OSeconomics: economía de la abundancia y del conocimiento, modelos de negocio basados en fuente abierta, y todo lo relacionado con esta pregunta: ¿Cómo trabajar a tiempo completo en proyectos de fuente abierta… y vivir de ello? ¿Cómo podría eso cambiar el mundo en que vivimos?
  • Contexto técnico del open source #OSworkflow: gestión de la fuente y la colaboración, control de versiones, repositorios de fuente abierta, y cosa relacionadas con esta pregunta: ¿Cómo pueden trabajar juntos una serie de profesionales en un proyecto de fuente abierta con una mínima oportunidad de éxito? ¿Sin acabar completamente perdidos en entornos de trabajo complejos, obstruyendo el trabajo de los otros o perdiendo el control de sus contribuciones?
  • Autoría abierta #OSrights: propiedad intelectual e industrial, patentes, licencias abiertas, inteligencia colectiva, comunes… y lo relacionado con la siguiente pregunta: ¿Cómo puede uno obtener reconocimiento (y… bueno… sí, dinero) por su trabajo y a la vez mantenerlo abierto para que otros puedan copiarlo, reutilizarlo o modificarlo?

Eso es sobre lo que andaré leyendo, pensando, hablando y escribiendo durante los próximos meses. Mucho trabajo por delante, y poco tiempo libre. Eso sin contar el otro gran (enorme) desafío: ¡hacer que los resultados de esa investigación sean bilingües! Pero eso es otra historia y merece ser contada en otra ocasión…

Así que… ¿qué pensáis vosotros? ¿Estoy saltando a la piscina equivocada? ¿Estoy abordando un asunto obvio o demasiado trillado? ¿Estoy en el buen camino? ¿Me estoy dejando algo importante? Estaré encantado de leer vuestras impresiones.

La arrogancia del ciclista

Os dejo aquí un artículo que he leído hoy en el conTEXTO (via Carabiru), y del podría suscribir algunos párrafos y firmarlos yo mismo como si fueran extraídos de mi diario personal de ciclista urbano.

Os dejo una cita que no tiene desperdicio y en la que algunos os reconoceréis:

La experiencia de andar en bicicleta en la ciudad de México es una forma de vivir de la cual el ciclista hace alarde con cierto orgullo (probablemente desmedido) a partir de lo que considera sus medallas: el casco, el candado o cadena, y la bicicleta misma.

El ciclista urbano llega en bicicleta a una fiesta, a una reunión, a su trabajo, al cine, a una manifestación, a la escuela. Busca dónde amarrar su bicicleta, en un lugar donde no estorbe demasiado a los peatones, donde haya suficiente tumulto como para que no se la roben, donde un automóvil no pueda darle un rozón fatal. El ciclista entra, saluda, y alguien con una vaga sonrisa incrédula pregunta: ¿viniste hasta acá en bici? El ciclista responde haciendo patente aquel orgullo desmedido: sí.

El ciclista empieza a elaborar respuestas unas milésimas de segundos antes de que las preguntas —que suelen ser siempre las mismas— surjan. Sus respuestas ostensiblemente minimizan los retos de andar en bicicleta en la ciudad de México, y exaltan los beneficios. El ciclista sabe que cuando contesta no sólo satisface la curiosidad del interlocutor, sino que está ante una oportunidad más de promover un programa que quiere ver realizado: que hayan más ciclistas urbanos. Entre más veces le preguntan, más avanza su programa, entre va a más lugares en bicicleta, más veces le preguntan. Andar en bicicleta en esta ciudad es ser un militante de la causa.

[…]

El ciclista compara, y piensa cuánto le hubiera tomado el mismo trayecto en coche. Rebasa autos y ve la desesperación de los conductores que están obligados a subutilizar la potencia de sus motores. Encuentra un perverso placer al verlos padecer su decisión de ir en auto. Piensa en que los automovilistas deseperados lo verán pasar con calma, disfrutando del viento, del sol, del chispeo, de la vista de la ciudad. El orgullo del ciclista se convierte en arrogancia, está seguro que quien lo ve pasar lo querrá imitar, y cree que su programa avanza mientras él lo hace. 
Cree que habrán más ciclistas.

Como ciclista urbano recalcitrante, tengo que admitir que reconozco algo de esa arrogancia en mí mismo. Hasta el punto de que no llevo casco ni chaleco por decisión propia y por esa única razón: convertirme en una muestra de que ir en bici no es en sí peligroso, ni incómodo, ni nada parecido. Quizás sea un poco suicida hacerlo entre coches, pero lo contrario sería rendirse a la peligrosidad y la dureza de la ciudad del automóvil.

Es más, creo que si viviera en Dinamarca o en Holanda, o de pronto Alicante y Madrid se convirtieran en paraísos ciclistas, ir en bici perdería parte del aliciente que tiene ahora mismo: el orgullo del caballero andante, el Don Quijote sobre dos ruedas que pedalea porque tiene una visión, además de porque, sencillamente, le encanta.

Un partido para renovar, no para gobernar

Si el #15m ha tenido un resultado sobre la política, es algo difícil de evaluar, pero os puedo decir el resultado que ha tenido sobre mi persona: ha logrado hacerme pensar sobre política, con un interés y una intensidad que me sorprenden a mí mismo. Y estoy seguro de que no soy el único.

Pues bien, llevo estos meses pensando, discutiendo y observando lo que sucede, y concretamente esta semana ha sido bastante intensa en ese sentido. La súbita reagitación por las calles de Madrid a raíz del desalojo de Sol y su ocupación por la policía, las conversaciones en la plaza y en la autopista con un entusiasmado Domenico (el cual me sugirió muchas de las ideas aquí plasmadas) y varios artículos, como este de Amalio Rey, que me han acercado finalmente al pensamiento práctico.

De todas las opciones que uno podría plantearse ante las próximas elecciones (desde el voto en blanco hasta el voto suicida, pasando por la huida a una isla desierta), me ha interesado especialmente la posibilidad de que parte de la energía del movimiento del #15M se tradujese en la creación de un nuevo partido en el que muchas personas pudieran sentirse identificados. Al principio la idea me parecía, según el momento, superflua, absurda, improbable tirando a imposible, o demasiado complicada. Pero al seguir dándole vueltas he llegado a una opción que podría tener algún sentido a varias escalas y desde varios puntos de vista, y esa es la que quiero contar aquí:

Fundar un partido sin pretensión de gobernar, solamente dedicado a vigilar la salud del sistema político, a promover el cambio hacia uno mejor y a favorecer la cercanía de la ciudadanía a la política, y viceversa.

En general, fuera cual fuera el tema llevado a debate, el partido se limitaría a opinar y votar sobre la política en sí, planteando y defendiendo propuestas que supusiesen una mejora del sistema de turno en las siguientes líneas:

  • La honestidad: el cumplimiento de sus deberes por parte de políticos y trabajadores públicos, y la lucha contra la corrupción.
  • La congruencia: la correspondencia, identificación y conexión entre los objetivos políticos y los ciudadanos. El cambio hacia sistemas más directos, cercanos y fieles a la voluntad real de las personas.
  • La transparencia: visibilidad de los procesos de gestión de lo público, escrutinio y vigilancia colectiva. Open data, etc.
  • La independencia: separación real de poderes, desvinculación de empresas y bancos, supresión de favoritismos y chantajes, etc.
  • La eficiencia: la simplificación de la estructura, y la optimización/adecuación de los recursos (económicos, humanos, materiales, energéticos) invertidos en ella.

El partido velaría por todos esos aspectos en general (sobre el funcionamiento y la estructura del sistema político) y en particular (sobre cada medida debatida en el seno de éste). Adicionalmente, podría funcionar como catalizador de la reflexión, impulsando la investigación y testeado de nuevos modelos y la educación de las personas en la proactividad política. Se abstendría deliberadamente de valorar o pronunciarse, con voz o voto, sobre cualquier otro aspecto, con el curioso efecto de que siendo más específico, sería también más universal.

Creo que así se podría convertir ese nuevo partido en la opción de todos los que no se sintiesen representados en ningún otro partido o en el sistema en sí mismo. Sólo de este modo estaría dedicado al 100% a recoger y visualizar el desencanto e indignación ciudadanos, pudiendo aglutinar incluso los diferentes “votos de descontento” (el blanco, el nulo, el “utilitarizado”, el “agnóstico”) y convertirlos en una fuerza de cambio.

He leído propuestas en las que se habla de hacer un partido (o agrupación de electores) temporal, que cumplida su función desaparezca. Yo diría que incluso podría seguir en marcha, siempre con la misma vocación de no gobernar y con una presencia autorregulada por el contexto político. Así, en tiempos de corrupción del sistema, el partido cogería fuerza y podría acometer su renovación, y en tiempos de salud política, desaparecería de forma natural por transferencia de votos hacia partidos que realmente lo mereciesen por sus propuestas de gestión y gobierno, y que hubiesen sido capaces de ganarse el voto. Cuanto más deteriorado estuviese un sistema, más representación obtendría el mecanismo (llámese partido) dedicado a regenerarlo.

Igual que el movimiento del #15M, ese partido tendría una vocación y alcance internacional, pudiendo estar presente en cada pueblo, ciudad, nación o región del mundo siempre con el mismo objetivo: vigilar y mejorar la política en todo lo posible, luchando por convertirla en una herramienta en beneficio de la humanidad.

Debido a su propio carácter y a la dificultad de mantenerse imparcial en unas cosas y centrado en otras, en su piedra fundacional estaría grabada a fuego la auto-aplicación de todos esos principios de la forma más profunda posible, y contaría con sistemas de control externo a prueba de desvirtuamiento y corrupción, que permitiesen:

  • Valorar la aceptación que su actuación estuviera teniendo entre sus votantes y el resto de ciudadanos, usando indicadores específicos para cada línea de las mencionadas arriba y diferentes mecanismos de feedback.
  • Detectar y rectificar incongruencias, desviaciones o errores en esas líneas de trabajo o en su forma de actuar en general, usando la inteligencia colectiva, mirando su reflejo en los miles de ojos vigilantes posados sobre él.
  • Renovar sus estructuras y cargos internos al menor signo de desorientación, fatiga o corrupción.

Y… creo que con esto la idea ha quedado esbozada. Algo me dice que un partido que naciese ahora y tuviese esas características sería candidato a recibir un apoyo enorme. Por su propio carácter podría incluso apoyarse casi completamente en la comunidad en cosas como la difusión y la financiación, lo que lo haría a la vez dependiente (del apoyo ciudadano) e independiente (de otros agentes, de “los mercados”, etc.).

A estas alturas ya hay iniciativas puestas en marcha con más o menos acierto. Falta que alguna de ellas aclare y simplifique sus aspiraciones, emita un mensaje limpio y potente del que se pueda hacer eco la sociedad. Os dejo algunos enlaces interesantes:

Artículo sobre la dispersión de partidos minoritarios
Una idea vista en Propongo: Crear un partido temporal solo para las proximas elecciones Ved las propuestas relacionadas y los debates que contienen, hay muchas ideas interesantes, la mayoría de las cuales están aquí simplificadas y sintetizadas.

Para acabar, diría que ese partido no ha de llamarse “del 15m” ni nada parecido. Ni siquiera necesita salir del movimiento en sí, como opinaban por aquí. Creo que una propuesta lo suficientemente clara y limpia puede salir por sí sola y luego atraer apoyos del movimiento y de fuera de él. Y para ello es importante que incluso el nombre hable de su carácter no gubernamental y su objetivo renovador.

Si queréis ver la propuesta en Propongo y apoyarla con vuestro voto para que sea difundida, podéis hacerlo aquí:

Crear un partido sin vocación de gobernar, sólo de aglutinar el voto descontento para renovar el sistema político

Licencias abiertas… ¿para qué?

En una entrada anterior, bajo el título ¿Puede la arquitectura NO ser open source?, hablaba acerca del carácter intrínsecamente abierto de la arquitectura: la inteligencia colectiva acumulada a lo largo del tiempo, la autoconstrucción, la reforma y el bricolage, la dificultad en establecer restricciones y límites que impidan la reutilización de soluciones, etc. En cierta manera, negaba la necesidad o acierto de aplicar cualquier tipo de restricción a la arquitectura; ponía incluso en duda el concepto de autoría teniendo en cuenta que la mayor parte de la arquitectura se construye sin “técnicos”, “expertos” o “artistas” de por medio y es, sencillamente, de sus usuarios. ¿Por qué entonces puede tener sentido hablar de licencias abiertas? Precisamente, porque permitiría conciliar ambos mundos: el de la arquitectura de autor, restringida, profesional y regulada, y el de la arquitectura espontánea, colectiva, autoconstruida y alegal. Establecer una licencia abierta sobre los diseños arquitectónicos, siguiendo la filosofía open source, supondría crear un marco accesible y deseable, en el que unos vieran garantizado el reconocimiento de su dedicación profesional, y otros pudieran conservar su derecho a la copia, a la modificación, a la adaptación, etc.

confusion

Sigue leyendo

Construyendo comunidades de vecinos

Viendo los materiales publicados del curso Ciudad Colaborativa: innovación abierta en procesos de implicación ciudadana, impartido por Adolfo Chautón como parte de USDE, he encontrado el esbozo de un interesante proyecto que está emprendiendo Rubén Dguez:

CONSTRUYENDO COMUNIDADES DE VECINOS

El artículo es apenas un enunciado, una declaración de intenciones, pero creo que una muy acertada y deseable en la actualidad. Comparto al 100% los planteamientos y objetivos de Rubén, que tienen que ver con dar a los usuarios de una futura comunidad de vecinos la posibilidad de implicarse en la concepción y el diseño del edificio que los albergará. No hay un ámbito donde la participación del usuario sea tan importante como en la vivienda, aunque esto daría para argumentarlo aparte.

En cuanto al proceso que él esboza Sigue leyendo

El culto a lo hecho

Viendo el otro día el streaming de Urban Social Design Experience se mencionó en el chat algo sobre el manifiesto del Culto a lo Hecho.

No soy muy amigo de manifiestos (basta ver mi reacción al último que leí), su rotundidad y radicalidad me resultan intelectualmente incómodas, por así decirlo. Sin embargo, reconozco su valor como definiciones extremas y limpias de diferentes formas de ver la vida que por lo demás siempre solemos encontrar en una forma más mezclada.

Ahí va una traducción más o menos libre, teniendo en cuenta lo escueto del idioma y del manifiesto en sí:

  1. Hay tres estados del ser: no saber, acción y terminación.
  2. Acepta que todo es un borrador: ayuda a llevarlo a cabo.
  3. No hay etapa de edición.
  4. Pretender que sabes lo que estás haciendo es casi lo mismo que saber lo que estás haciendo, así que simplemente acepta que sabes lo que estás haciendo aunque no lo sepas, y hazlo.
  5. Destierra la procrastinación. Si esperas más de una semana para llevar a cabo una idea, abandónala.
  6. El objetivo de llevar algo a cabo no es acabar, sino poder llevar a cabo otras cosas.
  7. Una vez que has acabado algo, puedes tirarlo.
  8. Ríete de la perfección. Es aburrida y te impide acabar.
  9. La gente que no tiene las manos sucias está mal. Hacer algo te hace estar bien.
  10. El fracaso cuenta como hecho. Así que comete errores.
  11. La destrucción es una variante de lo hecho.
  12. Si tienes una idea y la publicas en internet, cuenta como el fantasma de algo hecho.
  13. Lo hecho es el motor de más.

Este manifiesto en concreto me ha llegado por varias razones. Me encanta su desparpajo con toques humorísticos (me encanta que sean 13 puntos, y no los forzados 3 o 10 de toda la vida) y el hecho de que los propios autores lo trivialicen ya antes de presentarlo. Pero por otro lado no deja de contener varias sugerencias importantes, en la línea tan contemporánea de la beta perpetua, el work in progress, el learning-by-doing, y demás conceptos “2.0”, pero también en un plano mucho más personal:

A mí, que últimamente ando liado con muchos procesos de puesta en marcha, conexión, relación o gestión la mayoría de las veces difícilmente tangibles, me ha servido como tranquilizante y a la vez como revulsivo. Como cuando me pongo a arreglar la bicicleta y descubro que me encanta ese trabajo, este manifiesto me ha recordado otros tiempos (no muy lejanos) en los que he vivido más del hacer que del pensar, y aunque ellos no lo diferencian ni lo mencionan directamente, también más ligado a lo físico que a lo digital. Siempre con las manos manchadas: de serrín, de cola, de pintura, de grasa…

Y me ha recordado que para hacer efectiva una mínima praxis hay que mantener un equilibrio entre la especulación estratégica y la pura y simple creación. Que tratar de apuntar bien no debe evitarnos disparar una y otra vez hasta acertar. Dicho y hecho. O tan radicalmente como proponen ellos: sin saber, hacer, y acabar.

PD: En esta página se puede leer una frase que no quedaría mal en este manifiesto: “Acabado es mejor que perfecto”.

Las cooperativas de vivienda

El otro día, en una charla donde intenté contar (siempre es un intento) mi PFC, hablaba de la importancia de volver a incorporar al usuario —y a la sociedad—, a los objetivos y procesos de la arquitectura como disciplina, y en esa línea proponía la recuperación de la autopromoción frente a la promoción inmobiliaria actual, demostradamente fallida.

Al día siguiente un colega, J.A. Carrillo, me pasó una noticia muy interesante, donde se cuenta una experiencia en Elche que recupera la vieja idea de las cooperativas de vivienda. Si se mira bien, la noticia presenta varios aspectos muy potentes para la profesión:

Cooperativa de viviendas en Elche

Cooperativa de viviendas en Elche

Primero llama la atención la iniciativa de dos personas sin relación profesional con la arquitectura. Aún si no hay oferta de vivienda (o esa oferta es inaceptable), resulta que la sociedad es capaz de autogenerarla, el propio usuario es capaz de convertirse en el promotor y el empresario. Es una muestra más de que Sigue leyendo