Editar vídeo con Blender: cuarenta cosas que aprendí en dos días

Curso de Blender

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de apuntarme a un taller intensivo (¡y tanto!) de Blender impartido por Carlos Padial, uno de los impulsores del proyecto Kinoraw (co-financiado hace un par de años por Goteo), que trabaja habitualmente con software y hardware libre para la grabación y edición de vídeo. Para mí fue la excusa perfecta para ponerle las manos encima a este programa, y de paso adquirir un poco de soltura con la edición de vídeo, que me viene haciendo falta.

Tras las intensas 16 horas del taller, tengo que decir que quedé impresionado con las funcionalidades de edición de vídeo que tiene este programa. Aunque es más conocido por sus capacidades de modelado y animación 3D, para las que fue concebido, tiene grandes posibilidades para el montaje y el postprocesado de imágenes estáticas y vídeo. Y lo mejor es que, teniendo toda esa maquinaria 3D detrás, se pueden combinar los clips importados con animaciones y pasarlo todo ello por un editor de nodos para lograr todo tipo de efectos.

Os dejo un resumen de lo aprendido para que os hagáis una idea de lo que se puede aprender a hacer en unas horas, y algunos enlaces por si os pica la curiosidad. El primer día aprendí a hacer con Blender todo lo que sabía hacer con Premiere o cualquier otro programa (que no era mucho, la verdad), y a partir de ahí todo fue un descubrimiento. El orden fue un poco caótico, pero de una u otra manera acabamos dando un repaso bastante completo:

  • Perder el miedo y empezar a manejarme con la interfaz de Blender, flexible como pocas.
  • Crear archivo y configurar las copias de seguridad automáticas (de 2 tipos).
  • Importar clips de vídeo y audio y situarlos en el secuenciador.
  • Definir el formato de salida como secuencia de imágenes o como vídeo, con todas sus propiedades.
  • Renderizar una previsualización en cualquier ventana.
  • Realizar cortes: hard cut y soft cut.
  • Probamos una extensión hecha por Carlos, Jump to cut, que permite saltar rápidamente de un corte a otro como en otros editores de vídeo.
  • Reubicar y reenlazar clips en un proyecto.
  • Ajustar el modo de fusión de los clips.
  • Controlar y animar la velocidad de un clip. Keyframes y editor gráfico de la animación.
  • Probamos la extensión Sequencer extra actions, que añade muchas funcionalidades al secuenciador.
  • Empiezo a comprender lo sencillo y potente que es hacerte tus propios scripts y cargarlos como extensiones.
  • Transiciones.
  • Trabajo con proxys, versiones de baja resolución de los clips para trabajar de forma más fluida y optimizar recursos.
  • Uso de capas de ajuste para retocar la imagen o aplicar efectos.
  • Extensión Proxy and audio tools, para optimizar el trabajo con proxys y extraer y sincronizar audio.
  • Renderizado multithread, o cómo poner a trabajar a todos los núcleos del procesador a la vez. ¡Bestia!
  • Exportar audio como un conjunto de pistas independientes para procesar en un editor de sonido.
  • Echo turbo, un ejemplo de script para hacer efecto de eco visual en el vídeo.
  • Use transform tool, script para editar la rotación/escala/posición de un clip como si estuviéramos editando un objeto 3D.
  • Montaje aleatorio: ejemplo de un script con un enfoque más creativo y experimental.
  • Audio backing: ¡usar el audio para controlar cualquier parámetro el vídeo! Por ejemplo, que los sonidos graves oscurezcan automáticamente el vídeo, al ritmo.
  • Drivers: usar cualquier parámetro de un objeto 3D animado para controlar cualquier parámetro del vídeo. Con esto ya empecé a alucinar de verdad.
  • Rizar el rizo: hacer que el audio afecte a un parámetro de un objeto 3D, y que éste afecte a un parámetro del vídeo. O a varios, todo a la vez y de forma automática. Aquí ya empezaban a patinarme algunas neuronas, pero logré resultados prometedores y sobre todo me hice una idea de las enormes posibilidades de esto.
  • Componer una animación 3D hecha en el mismo archivo de Blender (en la vista 3D) con clips de video.
  • Sincronización de audio con el editor de sonido Ardour. Es decir, tener Blender abierto para editar el vídeo, y Ardour a la vez, y sincronizado, para editar el audio. The power of scripts.
  • Etalonaje: conceptos básicos, las tres fases de edición del color.
  • Histograma para ajustar el punto blanco y el punto negro.
  • Monitor de ondas para ajustar la luminosidad.
  • Balance de blancos: corregir dominantes de color.
  • Balance de color general.
  • Ajustes selectivos: por luminosidad, por colores, por áreas (máscaras) o por keyframes (ajuste en el tiempo).
  • Ajustes paramétricos con el editor de nodos (ver parte superior de la foto).
  • Paro cerebral por sobrecarga, y luego, esta sensación:

Mis tres conclusiones más importantes:

  • Un curso presencial impartido por alguien que maneje la herramienta y trabaje profesionalmente con ella vale más que 1000 videotutoriales.
  • En un momento de mi vida en el que he empezado a seleccionar qué quiero aprender y qué no, he decidido que Blender merece mucho la pena. Es un software libre con una comunidad y un soporte enormes, y sus características lo convierten en una herramienta audiovisual, polifacética como pocas, que cumple ella sola las funciones de paquetes privativos como Premiere, Final Cut, After Effects, etc. Al menos para mí que tengo un nivel bajo y todavía no me había acostumbrado a ningún otro software. Supongo que un profesional notará que hay cosas que faltan… lo que me lleva al tercer punto.
  • Los scripts desarrollados por Carlos me enseñaron varias cosas. Primero: Si echas de menos una función, puedes desarrollarla tú mismo, y en el proceso te liberarás de la tiranía de la herramienta. Segundo: Un script, por técnico que suene, es una cosa bastante sencilla que te permite añadir funciones a Blender para convertirlo en tu editor de vídeo ideal o, por qué no, en un software para arquitectura. Tercero: Python, como lenguaje de programación, es tan sencillo como lo pintan, y es candidato a ser el próximo que aprenda tras el combo HTML+CSS. Cuarto: Todo esto te permite adaptar el programa a tu flujo de trabajo, en lugar de hacerlo al revés como suele suceder.

Links relacionados:

Página oficial de Blender
Kinoraw – audiovisual con software y hardware libre
Un tutorial de Blender VSE (Video Sequence Editor)
Blender:Guía visual de iniciación para recién llegados, por Joaclint
Addons para Blender VSE, en la web de Kinoraw
Un blog, bastante técnico, sobre Blender VSE

13 pensamientos en “Editar vídeo con Blender: cuarenta cosas que aprendí en dos días

  1. La programación es cada vez más potente en el campo de la creatividad. Un día de estos, llegará a las escuelas de arquitectura como cosa normal.
    Nosotros llevamos mucho trabajando con grasshopper (programación visual por componentes (nodos) que, sin ser soft libre, cada vez tiene una comunidad más potente.
    Y no sólo sirve para hacer “formas molonas”. Lo hemos usado para todo, desde para construir bio-lógicas, hasta para hacer el cálculo del movimiento de tierras de la obra del castillo o superficiar las habitaciones de una vivienda.

    • Efectivamente, cada vez es más oportuno que los arquitectos aprendamos a programar, a hacernos nuestras propias herramientas digitales igual que nos hicimos las analógicas (el paralex lo inventó un arquitecto). Una vez liberados del miedo a mancharnos las manos, podremos usar el software de una manera más creativa, concreta y efectiva. Y creo que en eso el software libre juega un papel fundamental. Es necesario verle las tripas para aprender, adaptar, reutilizar…

      Yo con Grasshopper no me he metido, pero si lo entiendo bien, es una aplicación privativa ligada exclusivamente a Rhino sobre la que se desarrolla una comunidad que comparte código, ¿no?

      Tengo que ver si hay gente trabajando en una alternativa libre que se pueda usar con Blender u otros.

  2. ¡Cuantas cosas me vienen a la cabeza al leer tu post!

    La primera es que aunque he usado varias veces Blender como editor de vídeo, leo algunas cosas que has aprendido que me gustaría saber (como el multithreading, el uso de proxis, trabajar con audio, trabajar con escenas 3D y vídeo,Audio backing, drivers … o el propio concepto de etalonaje o el editor de nodos). Precisamente este último punto me lleva a algo relacionado con lo que comenta Miguel: me interesa mucho aprender a usar el editor de nodos porque veo que pueden hacerse maravillas con efectos de vídeo, materiales… y también programación visual como Grasshopper (precisamente existe un plugin para Blender llamado Sverchok que sirve para eso -y que está en el repositorio de plugins para arquitectos que has tenido la generosidad de enlazar, muchas gracias :P ). Y también relacionado con la programación comparto lo que dices y me gustaría aplicar los conocimientos (tremendamente básicos y teóricos) que tengo de python a algo concreto. El tema de plugins para blender da mucho jugo. ¿Hacemos algo juntos? Un poco de peer-programming podría venirnos muy bien.

    Y finamente, añadir que comparto también tus comentarios sobre la potencia de Blender más allá del modelado o renderizado en 3D, el tema de edición de vídeo y de las interacciones que puede tener con elementos de una escena 3D le dan una potencia bestial. Precisamente en mis clases de Herramientas Digitales en la ETSA USJ he empezado a explicar blender como editor de vídeo antes del bloque de 3D con el objetivo de “enganchar” a los alumnos a esta herramienta, pero reconozco que pocos se han atrevido a dar el salto.

    • Pues me encantaría meterle mano al Python, pero para que la cosa no se convierta en otra tarea añadida a nuestras saturadas vidas, tendríamos que estar usando Blender para algo concreto e identificar una necesidad clara que podamos intentar resolver(nos). Scratch your own itch. Sólo así podremos unir el aprendizaje a una cierta productividad. Yo al menos lo necesito.

      De momento no estoy usando Blender para nada. A partir de ahora lo usaré para editar vídeos, pero aún está por ver cuándo me surgirá esa necesidad. Siendo realista, creo que comenzaré usando, revisando y contribuyendo a los scripts de Carlos Padial, que ha puesto en GitHub.

      Pero a partir de ahí, si empiezo a usarlo más a menudo, seguro que se me ocurren cosas que hacer.

  3. Como siempre, mezclamos muchos temas, ventajas de la “atención distribuida”.
    Jamás se me habría ocurrido usar blender como editor de video, pero creo que es parte de su filosofía desde sus inicios, no ser “sólo un programa de 3D”.

    En aquellos inicios, y estoy hablando de cuando su “installer” cabía en un disquete de 3y1/2 (el de max3 ya ocupaba 1 cd completo) me “tiró pa’tras”, era tremendamente duro de pelar.

    Ahora, soy devoto de Rhino y de Grasshopper, y compartiendo vuestro amor por el soft libre, los pocos años que llevo en mac me han hecho más defensor del “soft a precio justo”. Rhino, por ejemplo, tiene una licencia educativa a menos de 200€ que, oh maravilla, autoriza a hacer trabajos comerciales… (Carlos ya estás tardando).

  4. Pingback: Hay un sábado de común denominadores | SurSiendo Blog

  5. Empezando por el final, yo soy defensor del “software libre a precio justo”. Cuando apoyas la cultura libre durante el tiempo suficiente, te empiezas a dar cuenta de lo que vale, a apreciar el trabajo que sus desarrolladores hacen para el bien común, y comienzas a olvidar lo de libre = gratis. Empiezas a pagar, sólo que ahora no pagas “por”, pagas “para”, y no siempre lo haces con dinero. Y eso es muchísimo más gratificante, al menos para mí :)

    Volviendo a Blender, a mí también me ha echado para atrás, repetidas veces, hasta el punto de que tuve que aprovechar este taller para entrar de la mano de alguien, jeje.

    Pero ya no es para tanto, la interfaz cambió muchísimo en las últimas versiones y es una auténtica pasada, a la altura de lo que es capaz de hacer el programa. De tener, con el mismo archivo abierto, un editor 3D a tener un editor de video hay dos clics. Y tener ambas cosas a la vez cuesta un par de clics más, de modo que te sientes realmente libre para experimentar con la fusión de ambas cosas.

    • Jorge, 29 diciembre 2014:

      Hola. Blender permite guardar varias versiones de tus guardados manuales, o guardar automáticamente cada X minutos.

      Puedes leer más sobre ello aquí.

  6. Gracias, pero acabas de complicarme la vida…, estoy acostumbrado a Final Cut, Premiere, etc., me ha entrado una enorme curiosidad por este software. Me ha parecido muy interesante las posibilidades que ofrece. A ver si encuentro algún curso intensivo parecido al tuyo.
    Muchas gracias!!!

  7. Jorge, 29 diciembre 2014:

    Jejeje, me alegro de habértela complicado un poco. Espero que no demasiado. Sinceramente creo que el carácter híbrido de Blender tiene muchas posibilidades.

  8. Hola, definitivamente Blender es una gran herramienta. tengo una inquietud: ¿con blender se puede fusionar varios vídeos para generar un vídeo de 360 grados?. Desde ya gracias por su colaboración.

  9. Pingback: Hay un sábado de común denominadores | Sursiendo

¿Qué me dices?