Entre árboles y cuerdas

El que sigue es uno de los vídeos que grabamos durante una mañana de paseo por las alturas (moderadas, pero alturas al fin y al cabo), entre árboles y cuerdas.

Un gran ejercicio, y no sólo físico, aunque eso el que no tenga vértigo seguramente no lo entienda. Te lanzas escalerilla arriba con el ánimo de no hacerle ni una sola concesión al miedo a las alturas que por lo general te las hace pasar canutas en estas situaciones. Confías en que podrás pasar por lo que sea, y te comprometes a no pensar siquiera en volver atrás. Sólo adelante, a lidiar con lo que venga. Y de alguna manera inexplicable, lo logras. Cada tramo de recorrido que avanzas es una patada al miedo que te acompaña, persistente. Otro tramo, otra patada. No se va, pero no importa, has descubierto que puedes darle patadas desde encima de una cuerda y seguir adelante. A veces te tiembla el pulso, pero nunca la determinación, y no deja de crecer la sensación de control y libertad que te da el hecho de estar superándote a ti mismo. Y cuando te dejas deslizar por el último cable, volando por encima del agua sin más opción que confiar y disfrutar, la persona que toca tierra al otro lado es una versión mejorada de ti mismo. Como la vida misma.

Gracias a Francesco Cingolani por cederme la GoPro con la que se grabó esto. Este es el primer vídeo hecho con esta cámara en régimen de no propiedad, y como todos los que se graben con ella en adelante, está bajo licencia Creative Commons (CC BY).

Deja un comentario