La razón de la locura

[…]

—Dios mío… Ha sido horrible. Espero que no te hayas tomado en serio todo lo que ha dicho. Milan está loco, ya lo sabes. Ha estado entrando y saliendo del psiquiátrico desde hace infinidad de años.

—Sí… ya lo sé. Milan está loco.

Andrei bajó la copa que aún sostenía a medio camino entre la mesa y la boca. La había alzado antes de que Milan se levantara y comenzase a hablar cada vez más alto y más rápido, dirigiéndose a él, siempre a él, por encima del orden de los cubiertos y de la corrección atribuíble a unos buenos vecinos. ¡A él!

—Y todo lo que ha dicho es absolutamente cierto —aseveró estupefacto, como tratando de creerse sus propias palabras. Pavla lo miró incrédula.

—¿Qué?

—Que todo lo que…

—¡Ya, ya te he oído! Dices que Milan está loco y acto seguido le das la razón. Eso haces.

—Sí, bueno. Eso hago.

—¡Le das la razón a alguien que precisamente la ha perdido! —acusó Pavla, con el convencimiento de quien encuentra el argumento irrebatible—. ¿No ves que sólo ha dicho una sarta de… locuras?

—No, Pavla. Ese loco ha dicho verdades como montañas, y yo acabo de darme cuenta.

—¡Eso no tiene sentido! ¿Qué…?

—Espera, espera —interrumpió Andrei alzando de nuevo la mano que sostenía la copa—. Sí lo tiene. Sólo déjame… encontrarlo.

Hizo girar el vino suavemente, como tratando de diluirlo para ver a su través, y tras lo que a su enervada esposa le pareció una eternidad, siguió hablando lentamente, como si le costase demasiado esfuerzo para el resultado que esperaba obtener.

—Por supuesto que hay muchos locos que están locos porque han perdido la razón. Pero también hay otros que lo están porque sencillamente no pueden controlarla. Milan es uno de esos. No es que no tenga razón, no te confundas. Más bien al revés: siempre la tiene, y más que cualquiera de nosotros. Ve las cosas con una claridad insuperable y creo que su locura, su única locura, es no poder callarlas por inadecuadas que resulten. Es un vidente condenado a mostrarlo todo, Pavla, incluso lo que otros no quieren ver. Una luz destinada a deslumbrar en lugar de iluminar, siempre y en todas partes. Sí, está loco de remate en un mundo que no digiere bien la verdad. Y mira por donde, ese loco acaba de devolverme a mí la razón. Sin anestesia, de acuerdo… pero lo ha hecho.

[…]

 

Extracto de “El valle sin cumbre” de P. Lavsakz

6 comentarios

carabiru 30 julio 2009 Contestar

Como nadie se arranca, diré que me encanta ese autor, todo lo que he leído suyo me ha encantado, algunas cosas me han conmovido profundamente, y otras, bueno, otras…

JT 30 julio 2009 Contestar

Sí, Lavsakz es una pasada, y tiene una bibliografía enorme… :P

Cuervo 18 agosto 2009 Contestar

Pues yo no lo conocía, pero tiene buena pinta. Saludos cuentacuentos!!!!!!!!!

JT 19 agosto 2009 Contestar

Hola, Cuervo. Te diré un secreto: busca Lavsakz en google :P

Deja un comentario