Premio Ejemplo a Activadores Urbanos

Ayer estuve por primera vez en una gala de premios, como premiado. El PSOE de Alicante ha puesto en marcha el Premio Ejemplo con la idea de reconocer el trabajo de personas o colectivos que trabajen en Alicante y estén contribuyendo a mejorar la ciudad. Y deben de haberse acercado bastante al “nivel de calle” para haber encontrado a Activadores Urbanos, un colectivo incipiente que formamos Mario Hidrobo, Laura Gea y yo a raíz del taller What if…? Alicante en 2010, y que desde luego no se mueve demasiado en los entornos y canales que habitan los políticos habitualmente.

Premio Ejemplo 2012

Hace dos años nos presentamos individualmente a unas becas para ayudar en la dinamización del taller, y nos volcamos en dar visibilidad a los Silos de San Blas ante otros colectivos y la ciudad en general. La experiencia fue fantástica además de intensa (todos los participantes metimos allí mucho entusiasmo, trabajo y energía), y al final nos quedamos con ganas de perpetuar esa figura, el “activador urbano”, que pensamos que muchos ciudadanos podrían llegar a hacer suya. De ahí nació el pequeño colectivo que formamos y que hemos estado impulsando (especialmente Mario, porque yo desde Madrid me he quedado un poco desconectado) en estos últimos meses. Y apenas hace un par de semanas nos contactaron para comunicarnos que nos daban el Premio Ejemplo “por nuestra labor de promoción y desarrollo de un urbanismo participativo y sostenible”. Inesperado y esperanzador a partes iguales.

Esperazador porque parece que al menos una parte de la política alicantina parece estar despertando, comenzando a “escuchar la ciudad”, dejando una posición parcial o alejada y acercándose a la actividad que bulle en ella. Que nos hayan encontrado y reconocido, siendo como somos un colectivo todavía relativamente pequeño y reciente, dice mucho de esto. O al menos eso quiero creer.

Con todo, a mí recibir un premio así me resulta extraño. En casi todo lo que hacemos en la ciudad participa tanta gente y con perfiles tan diversos, que se hace raro aceptar un premio “en solitario”. Pero igualmente lo aceptamos y lo celebramos, y esperamos que el reconocimiento siga llegando a todos los que se mueven en, por y para la ciudad. Quizás algún día, quién sabe, alguien dé premio a un grupo de ciudadanos más allá de toda estructura, nombre o forma legal. A los ciudadanos activos. A los activadores urbanos, en minúsculas.

¿Qué me dices?