TeVeo…

...el siempre genial QUINO dice...

¿Habéis pensado alguna vez lo que supone ese aparato? Yo sí, cada vez que la veo o la escucho, que no son muchas. Y sumando lo que he ido pensando rato a rato he ido cuajando la teoría, entre otras, de que sin televisión -como sin coche privado-, este sería un mundo mejor. No tanto por el hecho de verla en sí mismo, como por… digamos que por omisión. Por lo que no hace una persona mientras la ve.

Cuando una persona presta atención -valioso préstamo– a la TV, no está siendo creativa, por ejemplo. Tampoco está luchando por sus intereses, ni está haciendo un ejercicio de personalidad o de posicionamiento frente al mundo. Y si me habláis de ocio, tampoco es que esté practicando una afición personal o disfrutando de la convivencia con otras personas. Está como dormida, pero sin soñar ni descansar, lo que es como dormir pa ná.

Cuando una persona ve la TV está enajenada, no está consigo misma, ni tampoco muy presente con los que la rodean. Pese a estar frente a un reputado medio de comunicación de masas, esa persona no está en sociedad ni se está comunicando mientras atiende a la pantalla. No está reflexionando sobre su pasado para construir su identidad propia, ni tejiendo los hilos de su futuro para definirse aún mejor. Sólo flota vagamente en un medio blandito y cómodo que no la lleva a ninguna parte pero que le alivia las fatigas del camino. Se deja llevar por la cálida corriente.

No digo que ver la televisión a ratos sea condenable, pero sí creo que cuando una persona se pasa horas y horas frente a la TV es casi imposible que haga nada bueno por el mundo. No tendrá tiempo para ello. Para hacer algo bueno hay que pensar en positivo, y delante de la TV no se puede pensar demasiado ni demasiado bien. Si no me creéis, mirad el ejemplo opuesto, mirad a ver si Ghandi y Edison veían mucho la TV. No, ¿verdad? No. Eran gente que dedicaba todo su tiempo a avanzar, todas sus capacidades. Estaban siempre presentes en el mundo real, al 100%, con sus pensamientos activos y su conciencia inquieta, indagando aquí y allá. Es más: ¿Os creéis que el propio Baird habría inventado la televisión si se hubiera pasado el día viéndola en lugar de pelearse con la transmisión de la imagen por ondas de radio?

Por eso, para que el mundo sea un lugar menos malo y siempre haya una cantidad suficiente de mentes despiertas, cuando alguien cercano se ponga a ver la televisión, yo, para compensar, me iré a otra habitación y me dedicaré con todas mis fuerzas a pensar o trabajar en algo que pueda mejorar un trocito del mundo. Un proyecto, una reflexión, un artículo o esta entrada de blog, que comencé a redactar en su día furiosamente mientras mi hermana aportaba su nada al mundo viendo anuncios salpicados de reality shows en el balcón.
Así, mientras uno se pasiviza, se idiotiza y se convierte temporalmente en un cero a la izquierda para un mundo que no espera, el otro se activa, agudiza su inteligencia y da a luz grandes o pequeñas ideas o proyectos. Sencillo.

Eso sí, no puedo compensar yo solo (por inspirado que esté o idealista que sea) la televisionización de todo el mundo, de modo que, por favor, hijos míos, ¡haced parejas y compensaos los unos a los otros!

Os dejo con ese fantástico tema de Culcha Candela. No puedo traducir toda la canción, pero el estribillo dice algo así como…

El apetito viene al comer
Las ideas vienen al pensar
El camino es la meta
Y el destino se deja manipular
No busques fuera la verdad porque está dentro de tí
¡Despierta del ilusorio mundo de los medios!

12 comentarios

eMe 23 diciembre 2008 Contestar

La televisión no hace borregos, simplemente los convoca alrededor de ciertos programas… La televisión, el cine, internet… pueden ser inspiradores, fomentar la creatividad, pueden sociabilizar, si eso existe, alentar al manoseo debajo de una mantita, remover conciencias…

Las pelis de Jim Carrey, Salsa Rosa y El Diario De Patricia solo lo ven los que quieren y los que han perdido el mando entre los cojines y están demasiado a gusto para ponerse a buscarlo…

eMe 23 diciembre 2008 Contestar

Lo cual no quita que la tele que tenemos no nos la merezcamos por mierdas que seamos… Es peor que lamer el suelo de un parking…

JT 24 diciembre 2008 Contestar

Nunca he lamido el suelo de un parking, pero como tampoco veo mucho la TV, coincido en que me parecen iguales :P

Si hace borregos o sólo los convoca, no me metería a asegurarlo, eso es para tesis doctoral. ¿Se nace borrego, o se hace?

Por lo demás, yo creo que lo que realmente inspira, mueve conciencias y fomenta la creatividad es el contenido (debates metamediáticos aparte) y si me apuras, la forma de presentarlo. Usando los que citas: la televisión e internet son sólo vehículos, canales de información (comunicación en el mejor de los casos). La diferencia es que la TV es simple -pobre-, manipulable, unidireccional y con contenidos prefijados de dudosa calidad, e Internet es compleja -rica-, difícil de “controlar”, bidireccional, y con contenidos seleccionados activamente por el usuario en función de circunstancias, intereses, necesidades… La TV socializa por igualación y simplificación, Internet es la socialización de las diferencias.

Poco parecido como para meterlas en el mismo bote y suponer que por sí mismas pueden tener efectos asimilables.

Por supuesto, siempre están los grises: la TV puede servir de canal a ciertos contenidos de calidad, y hasta cierto punto, comienza hoy día a ser seleccionable e interactiva, pero entonces ya no hablaríamos de la TV actual, que es como una estación: o te subes y vas a donde te lleven, o no te subes y esperas a que pase un tren más adecuado. Por su parte, Internet se puede usar de formas igual de idiotizantes y con efectos incluso peores, pero eso es porque se parece más a una herramienta, y su buen uso depende y siempre dependerá mayoritariamente del usuario.

Personalmente, me parece que suprimiendo el canal que es la TV, gano más de lo que pierdo. Yo y lo que está a mi alrededor. ¿Me pierdo buenos contenidos ocasionales? Los puedo ver por libre. Hoy día, no hay nada muy interesante que se quede en un solo medio.

jose alfonso 2 enero 2009 Contestar

Me ha ocurrido a mí.
Hace un año veía dos series de TV a la semana, aparte de los telediarios. Ahora no veo ninguna y me da rabia ver a la gente embobada viéndola, sin más. Ya se me ha escapado algún que otro comentario con alusiones de vez en cuando…
Yo veía algo de TV después de cenar, ahora subo a mi estudio y dedico mi tiempo y mi mente a otros menesteres. Me he aficionado a esto de los blogs, he creado dos, sigo otros tantos, leo, escribo, pienso, existo o por lo menos yo me lo creo que existo!
Cuando mi hijo (3 años) dice que quiere ver la tele, voy corriendo y me pongo a jugar con él a los piratas o a los coches o a lo que sea, con tal de evitar exponerlo a la caja tonta!! Intento que solo vea pelis de dibujos. Creo que se merece que haga eso por él, como lo hicieron mis padres por mí (mi primera TV la tuvimos cuando yo tenía 11 años). Ahora eso sería impensable en cualquier hogar!
Enhorabuena por tu blog, sinceramente.

jose alfonso 4 enero 2009 Contestar

Cuando he pinchado en Culcha Candela, me lleva al wikipedia y ahí leo que el grupo canta entre otros idiomas, en patois. Pincho y ¡sorpresa!. Me gustaría deciros que el patois ó “patuá” que yo conocí es la mezcla entre el inglés, el español y un poco de francés, que hablan en la provincia de Limón en la regíón sur – atlántica de Costa Rica (en localidades como Limón, Cahuita, Puerto Viejo) y que es el dialecto creado por los esclavos llevados por lo ingleses a Jamaica y de ahí a Costa Rica, a trabajar en las plantaciones de banano y en la construcción del ferrocarril, de la United Company. Bueno, sólo era añadir una curiosidad…

JT 4 enero 2009 Contestar

Toma ya, un buen pedazo de historia y cultura en un solo comentario… Gracias, Jose. Al hilo del comentario anterior, está claro que la dedicación por parte de los padres a su hijo sin TV por enmedio es mucho mayor. Tienes que estar con él, acompañarlo, proponerle actividades, hacer cosas juntos… La gente prefiere cerrarle la boca encendiendo la tele. Y luego querrán que sus hijos sean curiosos, sanos, se interesen por el mundo, tengan sensibilidad artística y capacidad de reflexión. Na.

Por cierto, no sabía que eras el de surfingmylife… Muy chulo tu blog. ¿Habremos coincidido algún día por Calblanque? Yo he ido sólo un par de veces, con otro chaval de Alicante.

jose alfonso 5 enero 2009 Contestar

JT, me alegro de que te guste el blog de surfinmylife (el surf en mi vida o, surfeando mi vida, jugando con las palabras y según como me apetezca verlo). Desde él, puse un enlace a tu blog y ahora a tu web, creo que sin decirte nada. Desde el principio me gustó y me enganchó!! Aprovecho ahora para decirtelo, si no tienes inconveniente…
Quizás hayamos coincidido por Calblanque… De vez en cuando viene gente de fuera (Valencia, Alicante, Cataluña…). Siempre sois bienvenidos!

JT 5 enero 2009 Contestar

Ya decía yo que en mis estadísticas aparecía un enlace desde tu blog (así lo descubrí), aunque no logré ver el enlace. Por mí no hay problema de que me enlaces, de hecho voy a hacer lo mismo con surfinmylife, que bien se lo merece ;)

Si un día ves aparecer por aquellos spots a dos chicos de Alicante en un Focus gris con remolque blanco, probablemente se llamen Jose y Jorge, y el segundo seré yo.

jose alfonso 7 enero 2009 Contestar

“Tuanis” es el “patuá” de too nice…

JT 7 enero 2009 Contestar

¡Genial!

Nunca se acuesta uno sin aprender algo nuevo… ;)

Deja un comentario