Bi-nólogo a la boloñesa

Tópico en boga en el ámbito universitario, respecto del cual no logro posicionarme completamente. Lo que sigue lo escribí hace bastantes meses enmedio de una auténtica lluvia de paridas mentales. De esas que se te ocurren a la hora de la cena, no sé muy bien por qué.

[Dos estudiantes cualesquiera, en una universidad del sureste español. Tirados al sol en el césped, con aire indolente, viendo las palmeras cimbrearse grácilmente sobre ellos. Ambos algo sordos de tanta marcha, y con el cerebro espeso por la resaca del jueves noche, lo que nos permitirá jugar con la fonética de la P, la B y la V]

EST. A: Nos han estropeado la educación universitaria con lo del Tratado de Bolonia…
EST. B: Ya ves, tío. Qué cabrones los polacos.
EST. A: Bolonia, tío, no Polonia.
EST. B: Si, sí, eso. La capital de Varsovia.
EST. A: ¡»B»olonia!
EST. B: ¿Cómo? … [mirando atentamente al otro]
EST. A: ¡»B»oolonia!
EST. B: Con… ¿con dos Os?
EST. A: No, ¡con Be de…!
EST. B: Ah, vaaale. Bolonia, con Be de… Valencia.
EST. A: No, lerdo, Palencia es con Pe de Pirata.
EST. B: No, eso es Palencia. Yo digo Valencia. Valencia, la de «¡puuuta Valencia, Alicante independencia!».  [exaltado, se medio alza sobre un codo y clava su mirada en la lejanía, en la dirección equivocada] Cabrones, que lo tienen tó, tó pa ellos, la formula uno, la carrera de barcos esa, ¡y hasta… hasta la Albufera! Nosotros aquí con la birria de salinas de Santa Pola llenas de… pájaros rosas.
EST. A: Eeh, para, para. Esa es con V. «V» alencia.
EST. B: [con cara de concentrada atención] Suena igual.
EST. A: No, mira: «V»alencia.
EST. B: Vale, vaale, lo que tú digas. Me estabas contando no se qué sobre el traslado ese… lo de «V»olonia.
EST. A: Pues que parece que va a disminuir la calidad de la educación universitaria.
EST. B: Ya ves, tío. [con gesto convencido] Qué cabrones los «v»olacos.

[una chica arreglada como para no se sabe qué tipo de examen pasa por delante, y la conversación se diluye. La conocida salsa educacional, mientras tanto, sigue cociéndose]

9 comentarios

carabiru 9 abril 2009 Contestar

xD

Buenísimo!!!

Hay flamencos en las Salinas????

Joi! entonces tengo que volver!!

diariodeunapublicista 9 abril 2009 Contestar

jaaaaaaajajajaajajajaaja menuda maravilla… Bolonia con P? :p

JT 11 abril 2009 Contestar

Si, biru, hay flamencos, cuando es época de migración :)
Y sí, tienes que volver :P

El juego fonético es algo apurado, pero con resaca todo es posible, Srta. Lunares. Lo digo por observación, no por experiencia, claro.

eMe 19 abril 2009 Contestar

:P convendrás conmigo, amigo Mago, que tiene pinta de que para amanecer recostado en el verde césped de un parque cualquiera, filosofando sobre la educación, o sobre la vida, o sobre el amor, no hay como un par de copas de más y verguenza de menos :)

JT 20 abril 2009 Contestar

Pudiera ser, amigo eMe, o eso dicen los tópicos. Pero si te fijas te darás cuenta de que todo, la conversación, el césped, el parque, y el mismo hecho de haber bebido y estar filosofando, todo eso, en realidad no es más que el producto de una mente completamente desalcoholizada. Lo cual ilustra la supremacía absoluta de la imaginación pura y de la voluntad consciente.

:P

In Vino Veritas 20 abril 2009 Contestar

No dudo de tus enormes dotes de conversador, pero necesito el factor «desvergüenza» que tu obvias para que una gran velada se convierta una velada INMENSA :D

JT 20 abril 2009 Contestar

Vamos, que yo debo ser un desvergonzado… de serie, ¿no? :P

¿Te he contado alguna vez que una noche pillé una auténtica borrachera con un amigo, sentados en la terraza y bebiéndonos una jarra entera de AGUA?

Aquello me enseñó que los límites de nuestra mente y nuestro comportamiento están siempre más allá de donde pensamos que están. De serie.

Pero oye, cada uno a su estilo. Simplemente no te extrañes si no te acompaño con el vino ;)

carabiru 24 abril 2009 Contestar

Si os vais a poner a filosofar y arreglar el mundo, yo me apunto, y acompaño a eMe con el vino, :P

eMe 24 abril 2009 Contestar

Me parece SSTUPENDO Birubí :D

Deja un comentario