Brompton experience

Tras un par de meses de búsqueda, muchas consideraciones de todo tipo y haber hecho un estudio de mercado digno de la OCU, por fin, hace un par de semanas, me llegó mi nuevo Vehículo Oficial:

Es una Brompton, una de esas pequeñas y curiosas bicicletas plegables que se están poniendo de moda en ciudades como Barcelona, con un aire entre pijodiseño (son un poco las iMac de las plegables) y clásico que igual no me va demasiado, pero que es un mal menor :P La mía es toda negra, de segundísima mano por cuestiones de presupuesto, y estoy más contento que un niño con zapatos nuevos. Tan contento que he decidido hacer una entrada a modo de análisis o review informal.

Me hago con ella unos 15 km diarios de media y es una delicia comparada con mi sufrida bici de montaña (que me ha llevado encima 10 años sin quejarse, todo hay que decirlo). La postura es intermedia entre una de paseo y una deportiva, de modo que vas más erguido y ves el tráfico delante de tí sin dejarte el cuello en el intento. Claro que no se puede alcanzar la misma velocidad, sobre todo viento en contra. Pese a las pequeñas ruedas que lleva, la estabilidad es sorprendente (he logrado ir sin manos), y el elastómero de contacto entre el triángulo trasero y el marco hace de suspensión y le da una sensación de ir como flotando sobre el suelo. Eso sí, no le va mucho la gravilla ni las superficies rugosas, e ir por una acera mojada es como deslizarse por una capa de hielo sobre cuchillas de acero. Es compactísima comparada con cualquier bici de tamaño similar, y el sistema de plegado es un portento de la ingeniería. Con dos dias de práctica ya la plegaba en menos de 20 segundos, y no creo que llegue a tener tanta prisa como para necesitar hacerlo en menos de 10. Da tiempo a plegarla en el lapso desde que ves venir el autobús hasta que te subes. Menos tiempo del necesario para que un observador externo pueda darse cuenta de que la estás plegando. Visto y no visto.

Físicamente hablando, es una bici cañera, de acero, hecha para aguantar años de uso intensivo. Un ejemplo de low tech – high design. Cada vez que la pliegas notas la calidad de su construcción, aunque el resto de sus componentes (con excepción de las cubiertas Schwalbe) son más bien pobres: frenos blandos, pocas marchas, etc. La comparación con un ordenador de Apple es de nuevo acertada: a igual precio que otras plegables, las prestaciones son mucho menores, pero el diseño, el funcionamiento y la calidad general compensan.

Como todas las bicis plegables, es perfecta para una cultura ciclista solodeportiva como la española, sin carriles bici, sin aparcamientos y sin respeto. Si el entorno estuviera preparado, me compraría una auténtica bicicleta de ciudad con toda su comodidad y prestaciones (hmmm.. quizás una Townie), pero visto lo visto no me hacía gracia arrastrarla de farola en farola. La Brompton, en cambio, es una auténtica arma blanca de la movilidad sostenible. Sencillamente, la cuelo donde sea. La he subido en el autobús en hora punta, la he metido en el coche entre el asiento delantero y el trasero, he entrado con ella en tiendas varias y hasta en el supermercado, y en el trabajo la dejo en cualquier rinconcito.

Los niños quieren una, los adolescentes se burlan de ella, los más mayorcitos preguntan de dónde la saqué y a todos en general los deja un poco descolocados, sobre todo cuando la ven tranquilamente sentada. Para mí es simplemente una bicicleta con encanto; cualquier excusa es buena para sacarla a la calle.

Hmmmm… creo que me voy a dar una vuelta, tengo que ir a…

13 comentarios

JT 8 diciembre 2008 Contestar

¡Inaugurada categoría de bici urbana! Que ya lo estaba mereciendo.

carabiru 8 diciembre 2008 Contestar

Yo quiero una!
Yo quiero unaaaaa!

Y una townie! y una de esas con carrito delante! y…

:P

JT 8 diciembre 2008 Contestar

¡Oh!

¡Cásate conmigo!

¡Seremos felices, comeremos perdices y tendremos muuuuchas bicicletas!

carabiru 8 diciembre 2008 Contestar

Jijiji, si hubieses puesto bicis, habría sido casi un trireado (toma palaaaabroooo).

eMe 11 diciembre 2008 Contestar

Que ‘trendy’ eres chaval! :D Molas un ratazo.

JT 13 diciembre 2008 Contestar

Si ir en bicicleta plegable llega a ser «trendy» en Alicante, eMe, me daré por satisfecho ;)

Por lo pronto, no pasa de ser «raro». Aunque, que yo sepa, hay «ya» al menos 4 Bromptons en la ciudad…

JT 13 diciembre 2008 Contestar

Me has dejado mosca con lo de «trendy», y tras buscar un poco he encontrado una definición curiosa:

«trendy es ser y que lo demas lo vean en ti (y lo envidien), sin necesidad de ser autoreferente y buscar que los demas te lo digan, que eso es ser donky…»

¿Trendy es ser y que los demás lo vean en ti? Juasss. O falta un adjetivo, o es la definición más interesante que he leído en mucho tiempo.

carabiru 22 diciembre 2008 Contestar

No veas el debate el viernes pasado en la cena con mi familia materna…
Acaban de poner unos tramos de carril bici en Pontevedra, y van a poner alquiler de bicis y todo
Debate sobre si funcionará o no, puta idea de que en Galicia no estamos preparados para esas cosas… pfffffffff

eMe 23 diciembre 2008 Contestar

«ser trendy es SER, y que los demás lo vean en ti, y lo envidien, sin necesidad de nada más, que con necesidad de algo, simplemente es… otra cosa, que, además ya es todo el mundo…»

Nota mental: los polvorones reaccionan malamente con el estrés del curro…
Nota en posit: te apuntaste algo en la cabeza, recuérdalo antes de salir a la calle…

calibos 25 diciembre 2008 Contestar

apunta 5 que yo traje la mia a alacant. por ahora solo la saco del pasillo al comedor.

JT 25 diciembre 2008 Contestar

Jejeje, la apunto al censo. A ver cuándo la vemos por la calle ;)

Por cierto, eMe, no sabía que los polvorones tuviesen contraindicaciones de ese tipo. Andaremos con cuidado…

xepe71 29 noviembre 2010 Contestar

Con que modelo te has quedado? Que diámetro tienen las ruedas? Muy chula$$ son todas las Brompton, (como los Mac)!

JT 29 noviembre 2010 Contestar

Al final me hice con el modelo M, la versión sin portaequipajes. El diámetro de las ruedas es de 16» en todos los modelos, parece muy pequeño pero cuando te acostumbras se llevan muy bien, sobre todo en ciudad donde la maniobrabilidad se agradece. Ahora que me he acostumbrado a estas, las de 26» de mi bici de montaña me parecen ruedas de molino xD

Y sí, la Brompton es una pequeña gran bicicleta ;)

Deja un comentario