Cuentacuentos Ocho

– ¿Qué haces?

– Ver porno. ¿Y tú?

– Pensaba en ti.

Andrea colgó lentamente el auricular, intentando no producir ningún sonido al hacerlo.

Hubiera asegurado que nada podía sorprenderla ya después de una semana de problemas técnicos con la línea, durante la cual descolgar el teléfono y encontrarse escuchando conversaciones de ajenas se había convertido en una extraña rutina.

Sin embargo, pensó en lo que acababa de oír y tuvo que reconocer que aún podría seguir sorprendiéndose indefinidamente. Por ejemplo, al tomar en silencio el auricular y escuchar una historia contada en tres simples frases, un mundo explicado en dos preguntas -tan iguales- y dos respuestas -tan diferentes-.

Sacó el cable de la clavija y salió a la oscuridad de la terraza, con la conversación girando en la cabeza.

¿Y si los peores triángulos, se preguntó, fuesen aquellos formados por sólo dos personas?

20 comentarios

Luz de Luna 12 noviembre 2007 Contestar

Está bién el matíz que le has dado, tienes razon ya casi era una historía en sí. Aunque lo de los triángulos no l entiendo ni poco ni mucho.

:)

Anonymous 12 noviembre 2007 Contestar

Y no hacía falta seguirlo para encontrar en ella un significado y con esto lo has demostrado. Ahora acabo de encontrar otro sentido a esta conversación. Sin tener que ir más allá.

:)

besinos.Jara

JT 12 noviembre 2007 Contestar

Lo de los triángulos es tan largo de explicar como corto de enunciar, así que prefiero dejarlo por si a alguien le sugiere algo la frase, que era la idea…

synn 12 noviembre 2007 Contestar

feliz lunes :)

¡me ha gustado mucho tu historia! Es increible, pero con pocas palabras, me dejaste la sensación de que todo fué dicho, y que eso era lo justo :D

La frase final me sugiere ‘dos personas, cada una con su visión de la vida, y una vida en común’. ¿Tu crees que no se escuchan, que van a lo suyo? Ese sería el peor triángulo de dos.

Saluditos!

Klover 12 noviembre 2007 Contestar

Dos historias en una…a mi me ocurrió una vez lo que cuentas, pero con la poli…

La brevedad, a parte de un vicio pernicioso -como tú dices-, en algunos casos se convierte en un arma definitoria. No sin razón se dice el famoso refrán de la brevedad/calidad…(no hace falta que lo diga, ¿no?) Me sorprendo cada día que me paso por aquí…cada día me gusta más.

Por cierto, pillasté al dedillo lo que quería transmitir con el relato…

Los vértices de los triángulos no tienen que estar formados exclusivamente por personas…y no sólo un ser humano puede ser quien le ponga la zancadilla a una relación…

Dios…menuda parrafada que te he colao (lo suelo hacer, no te creas jajajaja)

En cuanto a lo de grabarme, lo cierto es que con la segunda parte de boquita de pez lo hice…pero no me dió por colgarlo…no me cuesta mucho hacerlo con este último…
si me da la neura los cuelgo :)

Cuídate y hasta la próxima

El otro comentario lo borré por errata, seguro que no es la primera vez que te lo hago :)…y salvo el fallo éste es igual…

niobiña 12 noviembre 2007 Contestar

jejejej… Pues a mí me ha sabido a poquito… Podría haber leído mucho más…

Un triángulo amoroso puede estar perfectamente construído por dos personas, porque el tercero en discordia puede ser el engaño, la traición, el temor o cualquier otro sentimiento que se interponga entre ambos…

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Carabiru 12 noviembre 2007 Contestar

Pero qué bueno eres jodío!!

Flipante como dejas una historia tan abierta a mil y una interpretaciones y consigues que no te odiemos por ello!!

Aporto una posibilidad… y si… y si acaba de oir a su novio… hablando con otra…

Y si el vértice que cierra el triángulo es lo diferentes que son las dos personas que hablan…

Y si…

Tormenta 12 noviembre 2007 Contestar

mmmmmmmmmm da que pensar… mola! ^^
en fin, creo que cada humano es un mundo y que cuando ese mundo confluye con otro, se trasforma en un universo. En una relación de pareja está lo que realmente somos, lo que mostramos de ello y lo que aceptamos compartir de lo que nos ofrece el otro.
Complejo es verdad, pero interesante.
Un besillo artista.

JT 12 noviembre 2007 Contestar

¡Lo habéis pillado! Ya me voy a la cama más contento que unas Pascuas.

=)

ninive 12 noviembre 2007 Contestar

Despacio cuelga, sin querer alterar el estado de levitación de aquel momento en que dos líneas paralelas se tranforman en triángulo y este en elípse para finalmente formar un círculo que con mucho cuidado rompe dejando de nuevo a las dos líneas seguir su conversación. Y entonces en medio de una ecuación aguarda en una próxima ocasión encontrar la respuesta.
Una historia de un paréntesis muy bien contada killo!
Un abrazo

wannea 13 noviembre 2007 Contestar

pues que putada!!!! anda que yo llego a levantar el auricular y escuchar eso y me quedo en plan… pero que me estas contando!!!! jajaajajja no hacen falta mas palabras para describir tanto :) bessos!

Miki (El Niño Rockero) 13 noviembre 2007 Contestar

Hummmm me has dejado sin saber qué pensar jajaja, la tipa está escuchando a sus padres hablar por teléfono? O está escuchando a su hermano hablar con su novia? O está escuchando a su novio hablar con una fulana? Hummmm con la frase final me he quedado pensando un buen rato…. y me he qudado sin saber qué pensar jajaja. Hay gente que lo pilló, yo debo ser un poco espesillo jejejeje.

un abrazo!

мαяια 13 noviembre 2007 Contestar

Es que… entre una pareja, no hace falta que aparezca un tercero para que exista un triángulo. Basta con ese «intentaré ser como el quiere», «no seré de tal modo porque a ella no le gusta…», «fingiré ser… para que…», etc.
Esa es mi interpretación del triángulo, que seguro que no será la tuya original, pero… sirve para el «suma y sigue», ¿no?
Sea como sea… haces que una simple frase… me haga pensar más que un libro entero…
Sigamos con el chapeau, ¿vale? ;)
Besotes y aplausos a montones!

Miki (El Niño Rockero) 13 noviembre 2007 Contestar

PD: por cierto lo de JT va por Juan Tamariz?? xD

Hellraiser 13 noviembre 2007 Contestar

Pues sí que es corto, sí. Pero creo que no hacía falta meterle relleno con lo bien que has narrado esta mini-historia.
Un enfoque diferente a lo que rebelan las tres frases.
Encantado de leerte!

Hell.

Munlight_Doll 14 noviembre 2007 Contestar

En este caso has dejado muchas cosas al imaginación del lector. Haces que él busque sus conclusiones y en este caso está bien ;) No sobra ni falta nada ;)
Besos,
Mun

___________________ 14 noviembre 2007 Contestar

Sí que cuenta como relato (y también como guiño, uno muy certero) Breve pero con esa fuerza de los microrelatos hechos para ser releidos y que te hacen pensar.

Un saludo,

Pedro.

Popi 15 noviembre 2007 Contestar

A veces no hace falta decir más. Me gusta que me dejen pensando. Gracias dobles ( o triples).

Scry 16 noviembre 2007 Contestar

Creo que la última frase no la he entendido, es demasiado filosófica para mi cerrada mente :P
pero me gusta el planteamiento!!
¡un besote de chocolate!

Aaron 16 noviembre 2007 Contestar

Aún no había pasado a leerte, y la verdad es que ahora me estoy arrepintiendo. Como el tiempo en el trabajo siempre apremia (sobre todo apremia si el jefe puede regresar de un momento a otro) he leido solamente tus dos últimas historias. De esta me encanta la idea de participar de forma pasiva en la vida de la gente, mediante la escucha del telefono. No en plan voyeur, nada de eso. Simplemente, sintiendose implícita en la conversación breve, clara, que acaba de scuchar. me gusta.

Y qué puedo decir de esa mancha de vino…ya pensaba que no la salvaban! que una noche que podría haber precedido a una mañana, y perfectamente a una vida, iba a ser trastocada por una mancha inoportuna empeñada en cambiar el rumbo natural de los acontecimientos…buen final, me has quitado el susto :D

un saludo!

Responder a Carabiru Cancelar la respuesta