Cuentacuentos Once

Se truncó la noche en áspera y feliz, en oscura y con destellos (yo creo que por las farolas). La esquina de la estrecha rue con el bulevar pareció estremecerse en un remolino impresionista (ella cree que por el viento). Pasó un carro con su crepitar de cascos, se arremolinó la nieve, y entonces (yo creo que por un adoquín mal colocado), me encontré mirando al fondo oscuro del cielo de París (ella cree que resbalé). Se cruzaron nuestras calles (yo creo que por casualidad, ella cree que por destino). Se desheló todo de pronto con una mirada atenta, con una mano enguantada y una pregunta cortés, y ella y yo, ahora… (creemos).

Recordando un viejo relato al que tengo mucho cariño, publicado en TodoArquitectura.com como parte de El sueño de un Arquitecto. Fue mi primera incursión en la literatura histórica, la primera vez que descubrí que para escribir sobre algo con verosimilitud, tienes que conocerlo, y para eso hay que investigar…

Este relato forma parte de la iniciativa de ElCuentacuentos.com.

15 comentarios

Carabiru 20 enero 2008 Contestar

Muy muy muy muy bueno!!!

Yo no sé por qué me sorprendo la verdad!!!

Me encanta.

Sureña 20 enero 2008 Contestar

Guauuu!! genial genial genial!!

Volveré a leerte…

Un beso!

Anonymous 20 enero 2008 Contestar

Qué tiempos… ya han pasado casi cuatro años.

Un fuerte abrazo.

Pica

Jara 20 enero 2008 Contestar

dos «creencias» que al final llevan a la misma. ¿Para que más?
con esto es suficiente :)

1 besazo

Jara 20 enero 2008 Contestar

Por cierto tu viejo relato me ha parecido enriquecedor.
:)

Carlos 21 enero 2008 Contestar

Pues tenía que ser el sueño de un arquitecto porque está fenomenalmente construido donde todo parece encajar a la perfección.Los paréntesis como arbotantes que sostienen un gran relato,un instante parisino.
Chapeau!

Roc 21 enero 2008 Contestar

Pues tengo que decir lo mismo que mis compañeros de que es buenísimo, cortito pero intenso y yo creo que fue el destino el que hizo ese encuentro genial.
Un abrazo.

ContradictioN 21 enero 2008 Contestar

:_)

mientras lo leía estaba pensando:
como me recuerda a nuestra historia…

gracias J ;)

:*

мαяια 22 enero 2008 Contestar

Muy, pero que muy bueno. Y ese «creemos» final, el broche de oro perfecto!

Y me has dejado sin palabras (son lo que yo soy…) :P

¿Otro CHAPEAU? Ummmm… va a ser que sí!

Un besote muy gordo!!

MARISELA 22 enero 2008 Contestar

Lo he releido y he ido a la antigua entrada y aquí me tienes sin palabras, porque sólo puedo decirte que es precioso, maravilloso y estupendo.
Besiños.

JT 22 enero 2008 Contestar

Vaya, me alegro de que os haya gustado, cuentacuentos y cuentacuentas :D
Corriendo voy a leer los vuestros, que ayer no tuve tiempo.

Un saludo especial a Edu y a Bea, curator y coautora, respectivamente, del relato enlazado.
¡Una alegría veros aparecer por aquí, como convocados por esos recuerdos!

¡Salu/)os a todos!

Miriam 22 enero 2008 Contestar

Genial como has usado la frase! Muy muy bueno ;)

[...Canal_Nostalgia...] 22 enero 2008 Contestar

Antes de nada, muchas gracias por leerme y comentarme, porque todos las opiniones, para aprender, son bienvenidas ^^

También me ha gustado mucho tu cuento, creo que aprovechas mucho mejor que yo la frase jeje

Espero poder pasarme más a menudo por aquí!
Nos leemos!

Tormenta 22 enero 2008 Contestar

creo que le has aprovechado la frase de esta semana mejor que todos nosotros juntos…^^ el resultado es mágico y muy poético.
vamos, que me ha encantado!

un beso.

______________ 24 enero 2008 Contestar

Muy bueno, con un uso de los paréntesis excelente. Ese creemos que une a los dos protagonistas (con un parentesis claro) es simplemente ¡genial!

Un saludo,

Pedro.

Responder a Roc Cancelar respuesta