El hombre que leía periódicos atrasados

No importa su nombre. Era simplemente un hombre que leía.
Al principio, fue curiosidad: leía artículos destacados de diarios de hacía dos días. Es normal, era normal. Pero poco a poco, sin proponérselo, comenzó a leer también las noticias, la cartelera, los deportes, todo, en diarios cada vez más viejos. Quizás el miedo al futuro lo empujaba. Quizás prefería leer una noticia habiendo ya oído comentar el desenlace, leer la cartelera llena de películas ya conocidas, saber ya el resultado de los partidos al verlos anunciados.

Con el tiempo llegó a leer únicamente periódicos atrasados. Nunca actuales. Y los leía una y otra vez, cada vez más adentro, y más atrás. Un día, un día cualquiera de cualquier año, las preguntas cesaron, el mundo se convirtió para él en un cúmulo de desenlaces y respuestas. Sin él saberlo, su vida dejó de tener sentido.


Dos meses más tarde el hombre que leía periódicos atrasados tomó en sus manos el correspondiente a aquel día inadvertido. Leyó sistemáticamente, letra a letra, cosas futuras que ya habían acontecido, y al llegar a la necrología deletreó, con labios temblorosos, su propio nombre escrito sobre el símbolo de la cruz.


Cuando dos días después la policía entró en la vieja casa de campo, el cuerpo llevaba ocho semanas recostado sobre un periódico amarillento.

10 comentarios

ContradictioN 4 mayo 2007 Contestar

:O
muy bueno!

El Responsable 4 mayo 2007 Contestar

Vaya, y yo que pensaba que los periódicos viejos sólo servían para envolver el bocadillo.

Gran post.

Carabiru 4 mayo 2007 Contestar

Joer… me has dejado una inquietante sensación…
O sea que desde que la palmó su espíritu estuvo leyendo periódicos atrasados…
Tengo que meditar sobre este cuento…

Como siempre, te digo que eres muy bueno tío, y no es peloteo, es que lo eres.

Bico!

bichobobo 4 mayo 2007 Contestar

como siempre chapeau!!! da igual a lo que te dediques que como lo haces al 100 % siempre el resultado es muy bueno. Me parece una historia muy similar a la de la película de Los Otros de Amenavar.

Un saludo!!!

El Responsable 5 mayo 2007 Contestar

Y a mí que me recuerda a Los Serrano, cuando la palmó Belén Rueda (bueno, no me acuerdo del nombre del personaje) y se le apareció al marido.

Carabiru 5 mayo 2007 Contestar

Jajajajajaj
Responsable, muy bueno!
jejejejeje

JT 6 mayo 2007 Contestar

¡Gracias por los comentarios!

Si, la historia es un poquillo tortuosa, yo mismo cuando la releí después de mucho tiempo, me quedé como tratando de rebobinar…

¿ ? … [ << ] ... [ << ] ...

Miss Sinner 10 mayo 2007 Contestar

Qué surrealista…

¿Y tú eres el que no entiende lo que yo escribo? :S

JT 11 mayo 2007 Contestar

Jajaja, bastante es que me entienda a mí mismo.

Y sí entiendo lo que escribes, sólo que no siempre logro saber de qué hablas. Te gusta omitir el contexto de tus conversaciones, admítelo :P

Tale 6 junio 2007 Contestar

Muy bien.

A veces he tendido la sensación de que son los medios los crean la realidad.

Esta lectura sea tal vez otra forma de decirlo. Y por otra parte los periódicos siempre están atrasados cuando los leemos ¿no?

Por otra parte quisiera agradecerte tus visitas y comentarios.

Respecto a la dualidad mentira/verdad habría mucho que decir proque hay muchos matices detrás. Yo me quedo con que no es lo mismo soltar supuestas verdades que ser transparente (no ocultar), y que en el fondo todo esto es una herramienta de relación humana. Seguramente lo más importante sea el uso de la herramienta y nuestras intenciones que la herramienta en si misma.

Saludos.

Responder a Miss Sinner Cancelar respuesta