Ella, él

Ella yacía silenciosa, anhelante, esperando medio recostada sobre un lecho de flores. El sol la bañaba cálidamente, inundándola de luz y de una languidez placentera, casi un abandono. Él, atrevido, la recorría lentamente, a la par que la brisa, de abajo a arriba, aventurándose allí donde otros no habían llegado, donde otros, sintiendo algo parecido a una mirada reprobadora, desafiante, se habían vuelto atrás. No ahora; él no. Ahora era, sin vuelta atrás, el primer hombre en pasear por cada blanda extensión, doblar cada ángulo duro, deslizarse regocijado y silencioso, como tímido, en esos angostos pliegues donde nunca llega el sol. Y seguir más arriba, sobrecogiéndose ante cada descubrimiento, cada nueva belleza encontrada en un rincón inexplorado, cada paso que lo llevaba más allá de donde había creído llegar. Podía oír su propia respiración agitada, y de tanto en tanto, esos vagos rumores retumbantes muy dentro de ella, que poco después surgían en intermitentes sacudidas, temblores delatores de un gran estremecimiento interior. Pero él, incansable, seguía su recorrido invisible y vacilante, volviendo a veces atrás, deteniéndose un poco, casi demasiado, para continuar luego en una dirección imprevista. Estaba llegando, él lo sabía. El aire parecía no querer entrar en los pulmones, ya no había más fin en la vida que llegar, llegar por fin a la cúspide, la cima anhelada e indescriptible, y con un único grito salvaje, abandonarse a aquella sublime forma de felicidad: la de ser el primer hombre, entre todos los demás, en haber logrado pisar la cumbre del Everest.

3 comentarios

Carabiru 6 abril 2007 Contestar

Y luego dices q yo a veces te sorprendo con mis finales…
Desde luego, con este me la has jugado de lo lindo!!!!

Qué caloooooor!!!!!!

Miss Sinner 7 abril 2007 Contestar

Creí que hablabas del agua del mar… Qué chasco ^^’

Me ha encantado tu cajita, una plantilla fantástica, luminosa, clara y fácil de leer ¡entra sola!
¡Bienvenido a mi pequeblog!
Entrada y barra libre todos los días XD

Un saludo!

JT 15 abril 2007 Contestar

Biru: Es que me lo propuse. Pero mis cuentos ya sabes que no suelen ser así.

Miss Sinner, me ha encantado tu comentario. “Luminosa, clara y fácil de leer”, el mejor elogio crítico que me han hecho.

Aquí hay entrada libre, pero en la barra sólo sirvo zumos y mezclas raras no alcohólicas :P

Deja un comentario