Orfanato de las ideas: FilmizeMe.com

Orfanato de las ideas es una nueva sección de La Cajita, dedicada a publicar ideas, proyectos, emprendimientos y diseños, descabellados o no, que se me ocurren de vez en cuando y que por lo general se quedan en un «podría ser». A lo más que aspiro con esto es a entretener, sorprender, divertir y en el mejor de los casos, quizás incluso inspirar una idea, una acción o un proyecto nuevo.

Una de las menos estudiadas consecuencias del cine (y de la literatura) es la sensación de mediocridad que deja en el espectador inmediatamente después: la vida de uno siempre parece insulsa en comparación con las de los personajes de película. Ellos viven guay, aunque las estén pasando moradas. Ya pueden estar deprimidos por un amor imposible o perseguidos a tiros mientras conducen que tú, de una forma que jamás admitirías porque ni te has dado cuenta, casi los envidias.

No sé, tienen… algo. Admitámoslo. Un algo que, bien desplumado, podría llamarse casting, maquillaje, banda sonora, historias y escenas bien seleccionadas siguiendo un guión, fotografía, atrezzo y cosas así. Imaginemos por un momento que quitásemos la banda sonora, nos metiésemos en la película y les siguiéramos durante un día: nos daríamos cuenta de que sus vidas no son en realidad ni mejores ni peores que las nuestras. Ir en bici por un arcén no es lo mismo si vas bien encuadrado y la cámara te sigue en travelín, con unos acordes de aire surfero matizando la escena, que si vas solo y lo único que oyes son los coches zumbar a tu lado. Y tampoco es lo mismo ver la historia desde un sillón, que vivirla realmente, con los sudores que eso conlleva…

En fin, entendéis por dónde voy, ¿no? Bien. Ahora démosle la vuelta: si alguien grabara los buenos momentos de nuestras vidas con una buena calidad de imagen, planos bien elegidos y una banda sonora de quitar el hipo, apuesto cien a uno a que nosotros mismos alucinaríamos de ver lo bien que vivimos, de lo mucho que molamos y de la cantidad de buenas historias que nos suceden… o nos podrían suceder.

Pues a eso se dedica FilmizeMe.com: precisamente a peliculizar tu vida por encargo.

Alice Arfield, su fundadora, confesaba en una entrevista que «la idea se me ocurrió el día en que me descubrí viendo una comedia romántica y envidiando a una protagonista que en realidad llevaba una vida mucho menos interesante que yo». Fue un shock. Tras investigar un poco el fenómeno, Arfield acabó concluyendo que «a veces la gente necesita verse proyectada en un formato estético para valorar lo que tiene y lo que es». En su página hace un repaso histórico de este fenómeno, desde los retratos y esculturas realizados por encargo durante siglos hasta lo que ella misma ha acuñado como peliculización: más allá del mero reportaje familiar para el recuerdo, se trata de hacer al cliente actuar como él mismo. De representar conscientemente su propio papel para contar su propia vida a los demás… y a sí mismos.

FilmizeMe comenzó como una mera curiosidad, un servicio orientado al ocio y las relaciones, una forma de tener un souvenir personal, pero con el tiempo ha ido evolucionando hacia otros campos. Al poco tiempo de ofrecer el servicio, descubrió que cada vez más usuarios querían utilizarlo como una variante personal e innovadora de la típica tarjeta de presentación o incluso del curriculum vitae; tiempo después acabó vislumbrando un gran potencial psicológico que hoy explota en profundidad: actualmente FilmizeMe es también una forma de terapia. En su trabajo, ahora asesorado por especialistas en psicología, se ha comprobado que en casos de depresión o similar  la puesta en valor y visualización exteriorizada de la propia vida ayuda a adoptar una actitud más optimista y proactiva. Hace a la gente reconciliarse con su vida y sacarle valor. «Y no sólo eso», añade Arfield, «sino que muchas veces, «tocando» un poco el guión, podemos lograr que la gente se vea haciendo cosas que no se había atrevido siquiera a soñar». Y siempre queda un documento que los clientes se sentirán orgullosos de mostrar.

FilmizeMe aborda cada nuevo encargo desde una visión holística: se dialoga con el cliente y según sus pretensiones se estudia su estilo de vida, sus relaciones personales, su forma de ser y su perfil psicológico para luego elaborar un guión e iniciar el proceso de rodaje en el que los propios clientes se acaban convirtiendo en protagonistas de —literalmente— la película de su vida. Película que, por otra parte, ofrecen en distintos formatos, desde una versión abreviada tipo cortometraje o un falso documental a un breve spot trailer, a la medida de los objetivos y el bolsillo del cliente.

Los medios que emplean en el rodaje y la producción, dada la naturaleza modesta de los encargos, aprovechan la ligereza y la movilidad que proporcionan las últimas tecnologías: sistemas que permiten convertir cualquier calle o vivienda en un improvisado y casi instantáneo plató sin interferir gravemente en su utilización. Algo que por momentos roza el concepto de audiovisual ligero promovido por la Ciudad de la Sombra.

Actualmente y ante el éxito cosechado, FilmizeMe se está planteando una extensión del servicio a otros medios y formatos: ¿Cómo te verías en un cartel publicitario? ¿Cómo sería tu vida narrada en cómic? ¿Serías un personaje interesante en un relato o una novela? Para ello, se hallan en plena negociación con escritores, ilustradores, publicistas y otros profesionales relacionados.

En palabras de su creadora, que a estas alturas se considera igual de cercana a lo social que a lo cultural, «la gente necesita descubrir que su propia vida puede tener tanta belleza e interés como la mejor de las historias de ficción».

9 comentarios

Carabiru 13 junio 2010 Contestar

:P qué asco de extranjeros, que todo lo tienen que inventar ellos!
xDD
Jejejejje, ná, que culpo a Jolibud de mis altas espectativas vitales.
 

Alba 14 junio 2010 Contestar

Me encanta. Sería divertido aplicarlo, además de a otros formatos, a mini-fragmentos temporales. Pequeñas cápsulas (escritas, dibujadas, filmadas,….) que narren ese momento chorra o curioso del día. A veces no hay que contar películas, con un corto decimos mucho más. Pues eso, ¿cuántas veces al día vivimos esas mini-cápsulas-hipertextuales? Yo demasiados, jeje.

JA 14 junio 2010 Contestar

Anda, ¡qué orgullo que incorporaras Ciudad de la Sombra en tu blog!.
El enlace a FilmizeMe.com está roto, y no consigo encontrarlo por el google. No sé si es sólo hoy, me quedo con ganas de ver más.
Yo creo que tiene que ver con lo cool y lo contrafractual.
Lo cool convence porque mola, simplemente. Tiene que ver con nuestra era, el capitalismo de las emociones: ya los anuncios no explican el producto sino que cuentan historias; la política ya no es doctrina ni programas ni partidos, sino historias (cómo ganó Sarkozy, incluso Bush hijo, Obama, etc.); y más ejemplos que explica muy bien en el libro STORYTELLIN, LA MÁQUINA DE FABRICAR HISTORIAS Y FORMATEAR LAS MENTES de Christian Salmon.
Y lo contrafractual tiene que ver con la imaginación, lo que puede pasar pero no pasará. El cine muestra historias que te pueden pasar, usando unas herramientas propias (edulcorándolo con la magia del cine); pero lo más importante: son opciones que tú no tendrás, o al menos no las tendrás si no te imaginas que puedes tenerlas, si no te atreves a imaginártelas. Choca frontalmente con la inercia y la seguridad, con dejarse llevar y apostar sobre seguro o esforzarte en soñar y arriesgar.
Y parece que todo es o SEGURO o LOCURA, o serio o tontería… empezó con la economía y ahora está en el día a día…

JT 14 junio 2010 Contestar

Guau Jose, vaya explicación. Genial, gracias. Intuía esas cosas turbiamente pero así queda bien clarito, se nota que eres audiovisua… lista? …lero?
En cuanto a FilmizeMe, si no has encontrado nada es porque sencillamente… no existe xD
Es todo una inventada mía, toda esta serie (Orfanato de las Ideas) pretende ser «ideas que quizás…», nada más. Lo que pasa es que me encanta darles un toque de realismo para que parezcan plausibles. ¿Me he pasado? Jejeje.
 
 

JA 15 junio 2010 Contestar

sabes que me di cuenta anoche mientras me metía en la cama? algo me picaba detrás de la oreja… jajjaja, me la colaste!
y hablé de eso extendiéndolo por la tierra, vaya!

Amalio A. Rey 1 julio 2010 Contestar

Genial, Jorge, como siempre. Me parece una idea de amplio recorrido esta de «peliculiza tu vida por encargo». Eso es descubrir una oportunidad, y le va a salir bien.
Me quedo con esta idea tuya que me parece muy lograda:
«…si alguien grabara los buenos momentos de nuestras vidas con una buena calidad de imagen, planos bien elegidos y una banda sonora de quitar el hipo, apuesto cien a uno a que nosotros mismos alucinaríamos de ver lo bien que vivimos, de lo mucho que molamos y de la cantidad de buenas historias que nos suceden… o nos podrían suceder».
¡¡Cuánta razón tienes!!
un abrazo
Amalio
 

JT 3 julio 2010 Contestar

Hola, Amalio, qué agradable sorpresa verte por aquí.
Me alegro de que te guste la idea, es la primera de (espero que) muchas; mi sueño es que algún día alguien venga al Orfanato y adopte una de ellas.
¡Un saludo!

JA 7 julio 2010 Contestar

Mira, la vida tiene unos paralelismos…
http://www.youtube.com/lifeinaday

Responder a Carabiru Cancelar la respuesta