Y en el fondo…

¿Qué tenéis en el fondo del «escritorio»? Es una cosa que siempre me ha llamado la atención. En mi caso, el fondo de pantalla es una de las pocas cosas que cambian en mi entorno de acuerdo con mi actitud hacia la vida, de las pocas creaciones que pueden decir algo más personal. No suelen ser fotos a secas, sino interpretaciones estéticas con una lectura determinada, y generalmente llevan aparejada una personalización completa de la interfaz del sistema operativo.

Tengo algunos guardados. Los pongo en orden cronológico:

Es proverbial (al menos para mí mismo) mi poca fuerza de voluntad y mi carácter soñador, más bien poco activo. Y también, aunque menos conocida, la parte melancólica de mi carácter. Creo que en este primer fondo, está todo eso. Sólo verlo evoca un ambiente, una actitud, casi una forma de ser… Es deprimente, uf.

Este otro es la fase complementaria. No más lamentaciones: toda energía ha de ser canalizada hacia delante. Ese lema aparece en esa imagen, en mi agenda y hasta en mis apuntes de esa época. Do you? No tiene traducción al español. Simplemente, es una pregunta sobre la acción. La foto que le sirve de fondo es de muy mala calidad, pero tiene una energía impresionante. Fue en esa época cuando descubrí el naranja como expresión de actividad y movimiento. Una pura cuestión de equilibrio.

Después vino la fase “Less is bore”. Según tengo entendido, esa frase es de Venturi, e ironiza con el significado de esa otra frase erróneamente atribuida a Mies van der Rohe, que dice: Less is more. ¿Menos es más? Pse. Menos es… aburrido. Supongo que para aquel entonces había encontrado el equilibrio entre mi parte naranja y mi parte azul, y estaba asumiendo mi propia dispersión de intereses.
A la derecha de la imagen iba una nota, con el mismo fondo azul y texto blanco, donde iba escribiendo y borrando las cosas pendientes, los proyectos, las ideas…

Ahora mismo, el escritorio es completamente blanco. A veces dejo vistos los iconos, a veces lo oculto todo. Se ve que he decidido que lo mejor, si uno quiere pensar libremente, es que la mesa, las paredes y la pantalla estén limpias, del mismo modo en que para componer música lo mejor es el silencio. Bueno… No sé, algo así.

Hmmm… por lo que veo, ya llevo tras de mí la fase azul, la fase naranja, la fase multicolor y la fase blanca. No está mal, si tenemos en cuenta que estamos hablando de 5 años. ¿He llegado ya al final, por mezcla aditiva? ¿O aún tengo todo el espacio RGB por delante? ¿Llegaré a una fase negra? …

2 comentarios

Carabiru 20 julio 2007 Contestar

Seguro que has intuído (qué va! las fotos de mi cuarto lo demuestran) que no estoy de acuerdo con eso de menos es más, para mí menos es simplemente menos (aunque tuviese la famosa frase pegada en la persiana).
Fase azul, fase naranja, jejeje, ya pareces Picasso.
Pues de las cuatro versiones que dices me quedo con la tercera, me gusta mucho, a mi es que la pantalla blanca… como que me quema la vista.

Salu2

Miss Sinner 21 julio 2007 Contestar

Anda! Hace tiempo que lo puse.
También he tenido fases, pero por distintos motivos.

Aquí te dejo el enlace.
Besos!

Deja un comentario